El alcalde de Santiago Gerardo Conde Roa insinúa una persecución


Conde Roa intentó presentarse ayer como uno más de los muchos promotores inmobiliarios que se fueron a la ruina por la crisis económica. En este sentido, afirmó que no entendía por qué si Hacienda estaba investigándole y él les había mostrado su «total voluntad de pagar» la deuda de 291.000 euros, le han presentado una querella por un delito fiscal que él considera «inexistente». «No sé por qué en mi caso ha sido diferente y no me han permitido pagar a plazos», añadió.

Sin afirmarlo categóricamente, el regidor compostelano insinuó que es víctima de una persecución. «Hay algo más», dijo, y aseguró que está «muy motivado» por saber qué es. «Llegaremos al fondo de la cuestión», señaló, antes de hacer un símil musical para explicar que «esto es como aquel disco de Pink Floyd, The dark side of the moon... pues eso, que llegaré al lado oculto de la Luna».

Por contra, tuvo palabras de agradecimiento para el inspector de Hacienda que llevó su caso, del que dijo que se había comportado «con gran profesionalidad» y pidió disculpas al exdelegado de la Agencia Tributaria en Galicia, Luis Pazos, cuyo nombre se relacionó en medios del PP como el que estaría detrás de esa persecución. «Quiero pedirle perdón, porque ni sé quién es ni le conozco, así que no sé cómo alguien ha podido decir eso que no es verdad y lo niego», dijo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
20 votos

El alcalde de Santiago Gerardo Conde Roa insinúa una persecución