La mayoría de las prostitutas de Galicia son de Brasil y Colombia

El 80 % de las mujeres ejercen el oficio en locales de carretera


redacción / la voz

La mayoría de las prostitutas extranjeras que trabajan en Galicia proceden de países iberoamericanos, fundamentalmente Brasil y Colombia, seguidas de la República Dominicana. Respecto a las europeas, la mayor parte son mujeres rumanas. Son las víctimas del tráfico de seres humanos con fines de explotación sexual, una actividad que en la comunidad tiene su base en los clubes de carretera, aunque en los últimos años se ha comprobado un incremento del uso de pisos privados y establecimientos tipo sauna-masaje. Esos son los datos que maneja la Fiscalía Superior de Galicia y que proceden de las investigaciones que le encargó a la Guardia Civil y al Cuerpo Nacional de Policía para conocer la situación de las víctimas del tráfico de mujeres para explotación sexual en la comunidad.

La Brigada de Extranjería del Cuerpo Nacional de Policía investigó en Galicia diez casos de tráfico y explotación sexual de mujeres durante el año pasado, entre los que destaca la operación Danubio, que permitió desarticular en A Coruña una organización criminal dedicada a la trata de mujeres en condiciones de «esclavitud y explotación laboral severa». El resto de las operaciones en la demarcación del Cuerpo Nacional de Policía se desarrollaron en las ciudades de Ferrol, Ourense y Vigo.

El informe de la Policía Judicial de la Guardia Civil, mucho más extenso y detallado, señala que hay más de un centenar de establecimientos dedicados a la prostitución, en los que trabajan varios centenares de personas, el 95 % extranjeras. La Guardia Civil sospecha que estas mujeres se encuentran en condiciones de precariedad, pero que sin embargo se producen pocas denuncias sobre este delito. Los investigadores destacan que desde 1995, cuando se produjo la despenalización de determinadas conductas relativas a la prostitución, ha proliferado «de forma explosiva una nueva industria alrededor del sexo».

Ese desarrollo se ha producido fundamentalmente en los clubes de carretera, donde trabajan el 80 % de las mujeres que se prostituyen, y que han pasado de ser pequeños establecimientos «a auténticos complejos hoteleros». La Guardia Civil sostiene que las modalidades más difíciles de controlar se practican en las calles y en las zonas verdes, aunque ambas tienen escasa incidencia en Galicia.

Dentro de la lucha contra la explotación de las mujeres, el fiscal superior de Galicia, Carlos Varela, y la secretaria xeral de Igualdade, Susana López Abella, firmaron ayer en Santiago un nuevo protocolo para coordinar la lucha contra el tráfico sexual de mujeres.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos

La mayoría de las prostitutas de Galicia son de Brasil y Colombia