Amenaza de multa millonaria por las depuradoras


El expediente abierto contra España por la depuración de aguas urbanas sigue teniendo tres puntos negros en Galicia. De las once localidades gallegas contra las que la Comisión Europea abrió un procedimiento de infracción por no cumplir la normativa de 1991, tres de ellas siguen sin la infraestructura necesaria: Santiago y Vigo, de titularidad estatal y colaboración de la Xunta, y la de Ribeira, competencia exclusiva del Ejecutivo gallego.

España se enfrenta a una multa millonaria por no depurar las aguas de 38 ciudades y ese fue el principal motivo de la reunión que el ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente celebró con el comisario encargado del tema, Janez Potocnik, a principios de mes. Entonces, Cañete prometió un «esfuerzo en los presupuestos para terminar las obras pendientes y llegar a un cumplimiento del 100 %». Fuentes del equipo del comisario confirmaron que Potocnik «tomó nota del calendario presentado».

Según la Xunta, se va a tramitar «con celeridade a nova estación depuradora de Santiago» y el «cambio de ubicación da futura depuradora deberá avaliarse no marco dun novo estudo de impacto ambiental» aún por redactar. En el caso de Vigo, el contrato ya está adjudicado, mientras que en Ribeira se licitará «a lo largo del 2012». Si el Gobierno no convence a Bruselas de que las obras en Galicia y el resto de España avanzan hacia su término, la Comisión recomendará al tribunal de la UE que imponga una sanción multimillonaria.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

Amenaza de multa millonaria por las depuradoras