Imputado un industrial de Vimianzo por supuesto fraude en subvenciones

Está investigado por irregularidades en ayudas para la reforestación


carballo / la voz

El titular de del Juzgado de Instrucción número 1 de Corcubión ha imputado al empresario de Vimianzo Manuel Maceiras Hermida por un supuesto fraude en la gestión de las ayudas de reforestación procedentes de fondos europeos e incluidas en un plan autonómico de desarrollo rural. Maceiras niega su implicación en esos hechos.

El industrial, que aparte de las tareas forestales emplea a decenas de personas en trabajos relacionados con la construcción y las obras públicas, está siendo investigado por una presunta falsedad documental relacionada con la plantación de cientos de hectáreas de monte llevada a cabo en terrenos del distrito forestal de Vimianzo y de otros puntos de Galicia.

En esos expedientes, según las denuncias de propietarios afectados presentadas en la Fiscalía provincial y en el propio juzgado, hay decenas de firmas presuntamente falsificadas que permitirían gestionar libremente los fondos públicos recibidos, sin que los dueños de algunas parcelas plantadas y las personas que asumían su titularidad tuviesen siquiera conocimiento de cómo se hacían los pagos y de si realmente se llevaban a cabo los trabajos.

Entre los miles de documentos que obran en poder de los investigadores, hay actas de constitución de agrupaciones de propietarios y declaraciones juradas de titularidad, pasando por contratos de apertura de cuentas bancarias e informes técnicos que certifican la realización de las plantaciones y de las labores de mantenimiento, también subvencionadas.

Sin embargo, muchas de las personas que figuran en esos expedientes no reconocen haber firmado nunca esos papeles y, en un número elevado de casos, ni siquiera son propietarios de parcela alguna en los montes que se han plantado.

Aunque los representantes de las agrupaciones afectadas figuran como titulares de cuentas bancarias en diferentes entidades, no recuerdan haberlas abierto nunca y mucho menos disponer del dinero que Medio Rural ingresaba en ellas y con el que supuestamente se abonaban las facturas emitidas por las empresas de Manuel Maceiras.

No llegaban los certificados

Además, según la información manejada por los investigadores, estos representantes ni siquiera recibían las comunicaciones certificadas de la Xunta que llegaban a su nombre porque iban a parar a apartados de correos específicos que nada tenían que ver con sus domicilios.

El empresario, prefiere no entrar a valorar en detalle las acusaciones, porque «iso xa o fará o xuíz» en su momento. En cualquier caso, asegura: «Eu nunca roubei, nin estafei a ninguén e tampouco firmei nada por outras persoas». Reconoce que prestó declaración en Corcubión y quedó libre «como non podía ser doutra maneira».

Los afectados, llamados a declarar

Aparte del propio Maceiras, que quedó en libertad después de prestar declaración, por los juzgados de Corcubión ya han pasado algunas de las personas incluidas en esos expedientes, a las que se las ha sometido a pruebas caligráficas para determinar la autenticidad de las firmas que aparecen en los impresos. El proceso avanza a distintas velocidades porque mientras hay denuncias con cerca de un año de antigüedad a día de hoy se siguen presentando otras. En cualquier caso, el juez debe determinar ahora la veracidad de toda esa documentación y especificar el grado de implicación de los distintos niveles de la Administración y de las entidades bancarias en las que se ingresaba el dinero público.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
17 votos

Imputado un industrial de Vimianzo por supuesto fraude en subvenciones