Tello y López Rico encabezan otra oleada de bajas en el BNG

Treinta miembros de la cúpula de Máis Galiza optan por la escisión


a coruña, santiago / la voz

Más de un centenar de militantes del Bloque Nacionalista Galego en A Coruña comunicaron ayer ante la sede comarcal de la organización frentista su baja en la coalición, «disconformes coa liña política emprendida polo BNG nos últimos tempos e especialmente agravada polas decisións tomadas na última asemblea nacional».

El listado de bajas, que la organización redujo a 38, estaba encabezado por algunos de los rostros más conocidos del Bloque en la ciudad. Así, en la misma figuran destacados referentes del Encontro Irmandiño, como el exconcejal Mario López Rico, uno de los motores de la corriente que anunció su escisión de la organización frentista, o el exlíder local Henrique Tello, que había anunciado su retirada de la política activa el pasado mes de mayo, tras las pasadas elecciones municipales.

Tampoco seguirán en el BNG la también exconcejala Margarida Vázquez Veras, así como los dos últimos responsables locales del partido en la ciudad, Manuel Fernández Costas y Ramón López Verdini, según confirmaron todos ellos.

La batalla municipal

La cascada de bajas es consecuencia de un proceso que se inició hace poco más de un año, en la batalla para confeccionar las listas de las municipales. Entonces, el sector crítico, nucleado en torno a Tello, denunció «manipulacións no censo de militantes» por parte de los próximos a la UPG, que se saldó con la exclusión de 56 militantes y la derrota de los primeros en el proceso interno. Tras la votación, la desaparición de los afines a los irmandiños de las estructuras de poder ha sido paulatina hasta completarse con este abandono masivo de ayer. «Non se trata de ningún movemento organizado, senón de decisións individuais de persoas que nos demos conta de que o BNG xa non é unha ferramenta na que desenvolver o noso traballo de construción dun proxecto político aberto e centrado nos problemas de Galicia», dijo uno de los militantes nacionalistas que ayer formalizaron su baja en el Bloque.

Fórmula curiosa en Sober

En el municipio lucense de Sober la agrupación local del BNG ha encontrado una fórmula para no partirse. Los afiliados se constituyen en una Asemblea Nacionalista de Sober, en la que podrán seguir todos, hasta los que se hayan dado de baja.

Estos movimientos coincidieron ayer con la difusión de una propuesta de resolución, firmada por treinta miembros de la dirección política de Máis Galiza (+G), corriente coordinada por Carlos Aymerich, en la que optan por escindirse del BNG, pero con el ofrecimiento de mantener «canles de colaboración» abertas con el frente. El texto será sometido a votación en la asamblea que +G celebrará el día 11, donde probablemente Aymerich y la parte minoritaria del consello político de esta corriente, que tiene vocación de permanecer en el BNG, promoverán su propio documento. Entre los firmantes de la propuesta de escisión figuran Xoán Bascuas, Xulia Guntín y María Méndez, todos en la ejecutiva nacional del Bloque, Xosé Carballiño, que fue director xeral de Medio Rural, o el exdiputado autonómico Quico Paz Antón. Confían en que se adhieran una decena más de personas de la cúpula de +G. Su texto propone convertir esta corriente en un partido político en un mes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
28 votos

Tello y López Rico encabezan otra oleada de bajas en el BNG