«Chamei a cen portas, sen resposta»


Cuando Pablo Feijoo comenzó a estudiar Ingeniería de Obras Públicas las perspectivas laborales eran altas. «Coa crise, este foi dos sectores máis castigados e a taxa de paro é enorme», dice este lucense. Con 27 años aún no sabe lo que es tener un contrato, a pesar de haber llamado «a un cento de portas, sen resposta. Dinme que me incluirán na súa base de datos». Acabó la carrera en el 2010 y aún vive con sus padres: «É un drama sen precedentes. Todo o potencial investido en nós non reverterá en riqueza para o país». Su esperanza ahora es lograr una beca del Concello para trabajar en Belfast, informa Laura López.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

«Chamei a cen portas, sen resposta»