«Nuestro hijo Tomas quería quedarse a vivir en Galicia»

La familia del eslovaco muerto en el Orzán llega para repatriar sus restos


santiago / la voz

Pasaban veinte minutos de las cuatro de la tarde cuando las puertas de la sala A de llegadas del aeropuerto de Lavacolla se abrieron para dejar paso a la familia de Tomas Velicky, el joven que hace un mes murió ahogado en la playa del Orzán en A Coruña, para hacerse cargo de los restos de este estudiante erasmus, que el mar devolvió la pasada semana. Visiblemente afectado pero con entereza, el padre, Peter Velicky, ejerció de portavoz de la familia en el aeropuerto compostelano.

Su vuelta a Galicia, como es lógico, ha sido especialmente dura. El mayor de los dos hermanos de Tomas ejerció de traductor improvisado después de que la familia concluyó los trámites con la empresa en la que alquilaron un vehículo que los iba a trasladar a A Coruña. «Estamos pasando unos momentos difíciles -dijo el joven-, porque venimos a recuperar los restos de nuestro hermano».

Sin embargo, y a pesar de que Galicia no les traerá buenos recuerdos, explicó, en nombre de su familia, que su hermano «se enamoró de esta tierra desde que llegó aquí el año pasado». Y, según contó su hermano, Tomas estaba tan a gusto que, de hecho, estas Navidades pasadas la familia llegó a considerar «la posibilidad de que él se quedase aquí después de terminar su estancia como estudiante erasmus, porque estaba tan impactado con esta tierra que quería quedarse a vivir en Galicia, explorarla y descubrirla más a fondo y aprender su lengua».

Agradecimiento a España

Además, la familia Velicky explicó que «al final nos dimos cuenta de que Tomas se había enamorado de esta tierra por su gente, porque los españoles sois personas de buen corazón y amables». Aseguran que lo aprendieron gracias a los policías que «no dudaron en lanzarse al agua» para intentar salvar a su familiar y que «perecieron en el intento». A ellos volvieron a agradecer ayer públicamente su valerosa actuación la madrugada del 27 de enero.

Los Velicky quisieron destacar, sobre todo, el apoyo recibido por parte de la familia de uno de los agentes que murió en el rescate, el burelense Rodrigo Maseda, con la que todavía mantienen el contacto y de la que subrayaron su amabilidad a pesar de la tragedia. «Durante el resto de nuestra vida no solo nos acordaremos de Tomas, sino también de las tres personas que dieron su vida en el intento de salvarlo. Estarán en nuestro pensamiento y también en nuestras oraciones», afirmaron los familiares del joven fallecido en el Orzán.

El padre, Peter Velicky, también tuvo palabras de agradecimiento para todas aquellas personas que conoció en Galicia durante su primera estancia y que ayudaron a toda la familia a comprender que «los españoles son buenas personas». Todo, explicó el hermano del muchacho fallecido, «nos ha ayudado a comprender que Tomas pasó un tiempo muy agradable aquí».

«Te hemos dicho estas palabras porque hemos estado leyendo los periódicos españoles desde que ocurrió la tragedia, y sabemos que la gente está intentando describir los hechos de la manera más objetiva posible», aclaró el hermano de Velicky, quien también quiso dejar claro que «aprecian todo el trabajo» que se ha hecho en Galicia «para hacérnoslo más fácil».

Antes de despedirse y abandonar el aeropuerto compostelano en dirección a A Coruña, la familia de Tomas Velicky quiso pedir por favor «que se respete nuestro pesar» y que se les deje «proceder» para hacer lo que han venido a hacer a España: recuperar los restos de su hijo y hermano.

«Tomas se enamoró de

esta tierra por

su gente, de buen corazón»

«Los tres policías estarán para siempre en nuestras oraciones»

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
66 votos

«Nuestro hijo Tomas quería quedarse a vivir en Galicia»