«Nuestro hijo Tomas quería quedarse a vivir en Galicia»

Tamara Montero
tamara montero SANTIAGO / LA VOZ

GALICIA

PACO RODRÍGUEZ

La familia del eslovaco muerto en el Orzán llega para repatriar sus restos

27 feb 2012 . Actualizado a las 13:48 h.

Pasaban veinte minutos de las cuatro de la tarde cuando las puertas de la sala A de llegadas del aeropuerto de Lavacolla se abrieron para dejar paso a la familia de Tomas Velicky, el joven que hace un mes murió ahogado en la playa del Orzán en A Coruña, para hacerse cargo de los restos de este estudiante erasmus, que el mar devolvió la pasada semana. Visiblemente afectado pero con entereza, el padre, Peter Velicky, ejerció de portavoz de la familia en el aeropuerto compostelano.

Su vuelta a Galicia, como es lógico, ha sido especialmente dura. El mayor de los dos hermanos de Tomas ejerció de traductor improvisado después de que la familia concluyó los trámites con la empresa en la que alquilaron un vehículo que los iba a trasladar a A Coruña. «Estamos pasando unos momentos difíciles -dijo el joven-, porque venimos a recuperar los restos de nuestro hermano».

Sin embargo, y a pesar de que Galicia no les traerá buenos recuerdos, explicó, en nombre de su familia, que su hermano «se enamoró de esta tierra desde que llegó aquí el año pasado». Y, según contó su hermano, Tomas estaba tan a gusto que, de hecho, estas Navidades pasadas la familia llegó a considerar «la posibilidad de que él se quedase aquí después de terminar su estancia como estudiante erasmus, porque estaba tan impactado con esta tierra que quería quedarse a vivir en Galicia, explorarla y descubrirla más a fondo y aprender su lengua».