La UPG presiona a Máis Galiza para evitar una fractura mayor

Mario Beramendi Álvarez
mario beramendi SANTIAGO / LA VOZ

GALICIA

Jorquera se reúne con miembros de esta corriente y con sus alcaldes

17 feb 2012 . Actualizado a las 20:04 h.

Consumada la escisión de los irmandiños de Beiras, Alternativa pola Unidade (ApU), la corriente liderada por la UPG que se impuso en la última asamblea del Bloque por estrecho margen, ha empezado a desplegar efectivos para influir, en lo posible, en el congreso que Máis Galiza celebrará el 11 de marzo, fecha en la que decidirá si continúa o no en el frente.

Consciente de que una parte de la corriente de Aymerich, sobre todo del ala juvenil y de las bases, dejará el Bloque, la UPG tiene ahora un objetivo: retener al mayor número de cuadros y sobre todo de alcaldes, el granvalor de Máis Galiza, una corriente desestructurada y dividida. El argumento del partido mayoritario y de los independientes que lo arropan es sencillo: no hay espacio para otra fuerza y en este contexto, con las políticas del PP, se hace más necesario que nunca preservar la unidad del nacionalismo en lo posible.

La UPG sí tenía descontado el efecto de una escisión irmandiña, pero entre sus planes no entraba la hipótesis de que Máis Galiza dejara el BNG; y ese es su gran temor, quedarse sola en el Bloque. Esto es lo que explica que Francisco Jorquera, candidato a la presidencia de la Xunta y miembro de la UPG, un hombre conciliador y dialogante, haya sido la persona elegida para hacerse kilómetros y verse con todo el mundo.