Decenas de ourensanos heredan los cargos políticos de sus familiares

Miguel Ascón Belver
miguel ascón OURENSE / LA VOZ

GALICIA

El relevo de padre a hijo en la Diputación no es un caso aislado en la provincia

06 feb 2012 . Actualizado a las 06:00 h.

Cierto o no, José Luis Baltar, ya expresidente de la Diputación ourensana, asegura que, cuando su hijo le dijo que quería seguir sus pasos en política, le aconsejó que no lo hiciera. Esa recomendación cayó en saco roto y José Manuel Baltar heredará la presidencia de la institución provincial esta mañana, en un acto al que está previsto que acuda el conselleiro de Presidencia, Alfonso Rueda. Su caso, aunque llamativo, no es pionero. Se cuentan por decenas los ourensanos que han heredado cargos políticos de sus padres o de otros familiares, aunque muchos ya han tenido que pasar por las urnas para refrendar el relevo, como tendrá que hacer Baltar hijo en el año 2015. Los que se relatan a continuación son solo algunos ejemplos.

vilamartín de valdeorras

Relevo frustrado. Normalmente la sucesión es un proceso acordado entre padre e hijo, pero no fue así en el caso de Vilamartín de Valdeorras. Allí gobernaba desde 1972 Manuel Candal, uno de los mayores admiradores de José Luis Baltar. Su hija, María Jesús Candal, estaba con él en el grupo de gobierno del PP en el año 2008 cuando lideró un motín y forzó a su padre a dimitir. Consiguió abordar la alcaldía hasta que llegaron las elecciones del pasado mes de mayo. Con ella ya como candidata popular, el PSOE se hizo con el gobierno local por primera vez en la historia de la democracia. Su caso demuestra que las sucesiones dinásticas no siempre convencen al votante.

o carballiño

Dos etapas y un mismo apellido. El de O Carballiño es un municipio al que normalmente se relaciona con el PSOE porque de allí es el secretario general de los socialistas gallegos, Pachi Vázquez, que fue alcalde de la localidad durante un década. Años antes que él, el sillón de mando lo ocupaba Argimiro Marnotes, el mismo nombre y el mismo apellido que tiene en su DNI el actual regidor carballiñés, que es su hijo. Él recuperó la alcaldía para el Partido Popular después de años en manos de los socialistas. Es innegable que en este Concello la política es cosa de familia porque la mujer de Pachi Vázquez, María Josefa del Carmen Pérez, es concejala del PSOE. Además, dos hermanos compitieron en las elecciones de mayo desde diferentes siglas. Se trata de Adolfo y Alejando Nogueira, ambos en el número siete de sus candidaturas, el primero en la del PSOE, y el segundo, en la del BNG.

PUNXÍN

También los socialistas. Aunque la mayor parte de los casos de sucesiones dinásticas están relacionadas con el PP, también el PSOE ha optado por ese tipo de relevos. El último y más sonado ocurrió en el Concello de Punxín. El alcalde socialista, Alfredo Cruz, fue inhabilitado por sentencia judicial meses antes de las elecciones del pasado mes de mayo. Siguió en el cargo porque el fallo no era firme, pero llegados los comicios era necesario buscarle un sustituto. Y no estaba lejos. El elegido fue su hijo, David Cruz. Menos acostumbrados a ese tipo de maniobras, los militantes socialistas pusieron el grito en el cielo y, quizás por ello, el PSOE perdió su mayoría absoluta y ahora es el PP el que gobierna el municipio.

bande

Sucesión marital. Los relevos familiares en política no siempre tienen como protagonistas a padres e hijos. El Concello de Bande es un buen ejemplo de ello. En el año 2006, tras la muerte del entonces alcalde, Amador de Celis, asumió la alcaldía su número dos, Ana Belén Vázquez, que a partir de ese momento compatibilizó ese cargo con el de diputada nacional. Llegadas las elecciones municipales del año 2007, consideró mejor dedicarse en exclusiva al Congreso y dejó como candidato del PP a su marido, José Antonio Armada, que mantuvo la mayoría absoluta para los populares. Hoy día sigue siendo alcalde, aunque el matrimonio se ha roto.

oímbra y leirado

Preparados para el relevo. Algunas sucesiones están aún cocinándose, pero cada vez más cerca. En los concellos de Quintela de Leirado y de Oímbra, ambos gobernados por el Partido Popular, el teniente de alcalde es hijo del alcalde. En ambos casos tienen todas las papeletas para tomar el relevo de su progenitor cuando llegue el momento oportuno. Los dos -Ana María Villarino en Oímbra y Pablo Pérez en Quintela de Leirado- están muy considerados en el partido, hasta el punto de que Pérez es responsable de Organización en el PP de Ourense, cuyo presidente, José Manuel Baltar, también es «hijo de».

otros casos

Un listado interminable. Los casos de sucesiones familiares en los ayuntamientos ourensanos se cuentan por decenas. El alcalde de Rubiá, Elías Rodríguez, lo fue años después de que su padre ostentara el cargo, mientras que en San Amaro, fue el sobrino del exalcalde, Ernesto Pérez, quien tomó el relevo. En Beade, en cambio, aún está en preparación, pero el actual regidor, Senén Pousa, tiene en su grupo de gobierno para elegir, ya que forman parte de él tanto su hermano como una de sus nietas. Todos estos casos son del PP, pero la vocación política hereditaria también existe en el PSOE. Eladio Osorio sénior es alcalde socialista en Castro Caldelas y su hijo, secretario de acción electoral a nivel provincial.