La asamblea del Bloque deja el frente dividido en dos mitades

Mario Beramendi Álvarez
Mario Beramendi SANTIAGO / LA VOZ

GALICIA

Jorquera y Guillerme Vázquez, elegidos para la Xunta y la portavocía por estrecho margen

30 ene 2012 . Actualizado a las 14:10 h.

La propuesta de Alternativa pola Unidade (ApU), corriente liderada por la Unión do Povo Galego (UPG), se impuso ayer en la decimotercera asamblea nacional del BNG por un ajustado margen y por el apoyo de la corriente más minoritaria, el Movemento Galego ao Socialismo (MGS), que decantó la balanza en favor del partido mayoritario. En contra de lo previsto, la movilización del voto alternativo a última hora de la mañana hizo que se equilibraran las fuerzas a favor de la plataforma por la regeneración, promovida por Mais Galiza y el Encontro Irmandiño, lo que deja un BNG partido en dos grandes mitades.

Francisco Jorquera, aspirante propuesto por ApU para la presidencia de la Xunta, logró el respaldo de 2.338 afiliados, frente a los 2.043 de su oponente, Carlos Aymerich, lo que lo coloca como el nuevo cabeza de cartel electoral del BNG para las próximas autonómicas. Mucho más reñida fue la lucha por configurar el consello nacional y elegir portavoz, una batalla a la que concurrían tres listas.

En la primera vuelta, ApU, con Guillerme Vázquez, obtuvo el 48,7 % de los sufragios (2.164); la plataforma alternativa liderada por Beiras, el 45,6 % (2026) y la candidatura del Movemento Galego ao Socialismo (MGS), de Rafa Villar, el 5,5 % (248). Al no lograr ninguna de las tres listas el 51 % se hizo necesaria una segunda vuelta, en la que el MGS jugó un papel determinante para desempatar a favor de Guillerme Vázquez, el candidato de ApU. La corriente más minoritaria justificó su apoyo a la reelección del portavoz al entender que Beiras había sido, en fechas recientes, un elemento clave en la división del BNG por airear críticas fuera del frente.