El PSOE cuestiona la oficina de Galicia en Madrid, y el BNG exige auditar la de Bruselas

Ven escasos los logros de la delegación ante la UE y recelan del plan de Exteriores para cerrar «embajadas» autonómicas.


redacción / la voz

Ni el PSOE ni el BNG consideran oportuno que las 18 delegaciones y oficinas comerciales que la Xunta mantiene en el exterior tengan que sufrir algún tipo de recortes a causa de la crisis o deban verse abocadas a integrarse en la red consular del Estado, como ha propuesto el ministro de Exteriores para reducir costes. «El gasto que originan es grande o no dependiendo de la rentabilidad que se obtenga de ellas, pero no se puede dejar en manos de las embajadas la defensa de las peculiaridades de Galicia», apunta la socialista Marisol Soneira.

La red de representación de Galicia en el exterior supone a la Xunta un coste anual de 6,24 millones, tras corregir a la baja ayer el Gobierno gallego sus datos respecto a la Casa de Madrid, cuya factura asciende a 440.000 euros. Soneira duda de la rentabilidad de este centro en la capital de España, «que es una ocurrencia desde sus orígenes, cuando además la relación de las comunidades con la Administración central está perfectamente reglada y no necesita de más foros», apunta.

Para la encargada de las relaciones exteriores en el PSdeG, el ahorro en el gasto público estaría mucho más justificado en la eliminación de las subdelegaciones del Gobierno o las delegaciones urbanas de la Xunta.

Rentabilidad en duda

Como Soneira, la eurodiputada del BNG Ana Miranda cree que antes de considerar si es cara la representación exterior de Galicia, se debe poner el acento en la rentabilidad obtenida en esa red y, en especial, en la delegación de Bruselas. Partidaria de obtener más partido de dicha sede, Miranda reclama antes la realización de una auditoría interna, al constatar que la Fundación Galicia-Europa «non é unha auténtica delegación que se anticipe aos pasos que dá a UE». Miranda atribuye a la oficina gallega en la capital comunitaria una excesiva carga partidista, que asegura no encontrar en la de otras legaciones, y teme que la idea del Ejecutivo de Rajoy de concentrar en las embajadas y consulados las oficinas autonómicas del exterior obedezca a «unha ambición centralizadora». La eurodiputada aboga en cambio por abrir delegación en Brasil, ante el empuje de dicho país y la posible cercanía que Galicia puede lograr por el idioma.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

El PSOE cuestiona la oficina de Galicia en Madrid, y el BNG exige auditar la de Bruselas