«Touriño y Fraga ya adelantaron elecciones tres o cuatro meses»

Descarta disolver la Cámara este semestre y deja abierta la opción del otoño

Feijoo, que luce una corbata negra por el funeral de Díaz Pardo, se felicita por que la oposición le pida que agote la legislatura.
Feijoo, que luce una corbata negra por el funeral de Díaz Pardo, se felicita por que la oposición le pida que agote la legislatura.

santiago / la voz

Feijoo recibe en la mañana de Reyes con un poemario de Lois Pereiro sobre la mesa de su despacho de Monte Pío y sin regalos a la vista bajo el árbol. Cierra la semana de corte y confección del Gobierno que completará el «último cuarto del partido».

-La crisis en la Xunta ha tenido un alcance mayor del previsto.

-Yo no hubiera hecho esta remodelación, pero para Galicia es importante tener miembros del Gobierno en puestos relevantes de la Administración central. La autonomía se hace también ayudando a la gobernabilidad de España. Son reconocimientos a la política sanitaria y presupuestaria de Galicia. Esto unido a que afrontamos un 2012 muy difícil, en el que quiero mantener mi compromiso con gastar menos en el Gobierno y más en los ciudadanos, desemboca en un Gobierno más pequeño y espero que uno de los más eficientes.

-Es difícil no vincular la salida de Roberto Varela con la ausencia en su balance de gestión del plan estratégico del Gaiás.

-Está hecho y lo presentaremos antes de inaugurar el museo. En España se unen los ministerios de Educación y Cultura, y en Galicia no hay razón para no unir. El Gaiás no tiene que ver con la salida de Varela, que lo gestionó, acabó su racionalidad y anunció su paralización en este momento económico.

-En la marcha de Juárez habrá quien recuerde ahora la gestión de la ola de incendios del otoño.

-Juárez tiene la responsabilidad de coordinar mejor las fuerzas de seguridad del Estado. Son delitos y su persecución corresponde a la Administración del Estado, que tiene en el delegado del Gobierno a su máximo representante en Galicia. Juárez es uno de los técnicos más sólidos que he conocido.

-Cuando formó Gobierno recibió negativas para consellerías por motivos económicos. Al elegir gente de la casa evita ese riesgo.

-Esta vez lo que quiero es que el Presuposto de la Xunta empiece a funcionar desde el primer día. Por primera vez, está operativo el 2 de enero. Este no es un Gobierno de principio de legislatura, sino de final. Y en un momento de desmoronamiento de la economía española y de riesgo de sostenibilidad del Estado del bienestar necesitamos personas que desde el primer día nombren a sus equipos y se pongan a trabajar en sus consellerías, mandando un mensaje de refuerzo de trabajo y entusiasmo. Es el Gobierno que hay que hacer. En el último cuarto del partido no conviene traer gente que no haya trabajado en los tres primeros.

-Por ese contexto de final de mandato los cambios refuerzan la idea del adelanto electoral. Tras las generales, admitió que sería más fácil ganar en marzo, pero descartó usar el ventajismo político. ¿Mantiene esa idea?

-Me sorprende que los líderes de la oposición me pidan que agote la legislatura. Es un honor. Significa que tan mal no lo estaré haciendo. Sigo pensando que adelantar las elecciones y hacer que coincidan con las andaluzas en marzo es un ventajismo político que no voy a utilizar.

-¿Y faltaría a esa promesa si llama a las urnas en otoño?

-Mi objetivo es gobernar, mantener los servicios esenciales y la solvencia de la comunidad, y que la contención del gasto público no deteriore la economía. Las decisiones se toman en su momento. Adelantar las elecciones tres o cuatro meses lo han hecho desde mi antecesor [Touriño] al presidente Fraga, pero no voy a ir a unas elecciones anticipadas en el primer trimestre o en el primer semestre. La fecha tope para disolver es enero y en esos calendarios vamos a estar. Si decidimos disolver dos o tres meses antes, los primeros en enterarse serán los líderes del PSOE y del BNG. Yo me enteré por la prensa cuándo eran las elecciones del 2009.

-Por tanto, no hay que esperar noticias antes del verano.

-[Sonríe] No tengo ese interés. Lo he dicho. Lo más fácil es marzo, pero es ventajismo político. Es una de las pocas competencias del presidente que no dependen de nadie más. No voy a ejercerla en beneficio propio. La legislatura la vamos a agotar. Si las elecciones son tres meses antes o el 1 de marzo del 2013, son cuestiones que veremos en función de lo que nos interese.

«Yo no hubiera hecho esta remodelación de gobierno, pero es importante»

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
23 votos

«Touriño y Fraga ya adelantaron elecciones tres o cuatro meses»