La mujer asesinada en Lérida recibió ayer sepultura en Crecente

Numerosas personas se acercaron hasta el lugar de la ceremonia, puesto que la familia era muy conocida en toda la comarca de A Paradanta

la voz

El municipio pontevedrés de Crecente se volcó ayer con la despedida de Sabrina Cortés Carpintero, la mujer de 32 años que murió supuestamente asesinada por su marido en Lérida. El entierro se produjo ayer por la tarde en el cementerio parroquial de Albeos, después de que todos los vecinos expresaran su apoyo a la familia durante la mañana en el transcurso del velatorio.

Numerosas personas se acercaron hasta el lugar de la ceremonia, puesto que la familia era muy conocida en toda la comarca de A Paradanta, lugar de origen de la mujer y de su primer marido, con el que tuvo dos hijos que ya están de regreso en Galicia. A la multitud de allegados se unió el hecho de que la familia es muy numerosa, dado que Sabrina tenía ocho hermanos y numerosos tíos.

Entre los asistentes también se encontraban amigos procedentes del Valle de Arán, donde Sabrina se había trasladado hacía dos años con el supuesto autor del crimen, Albino Iglesias. Entre los asistentes se encontraba la joven compañera de piso con la que la mujer se había trasivir después de separarse de su marido.

Al sepelio asistieron también los miembros de la corporación municipal, entre los que no pudo estar el regidor, Julio César García-Luengo, por encontrarse de baja médica. El próximo domingo se celebrará una misa en su memoria a las 12.30 horas en la iglesia parroquial.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

La mujer asesinada en Lérida recibió ayer sepultura en Crecente