El Constitucional concluye que el catálogo no causa perjuicio alguno

El tribunal levanta la suspensión del listado gallego de medicamentos


santiago / la voz

El pleno del Tribunal Constitucional (TC) ha levantado la suspensión a la Lei de Racionalización do Gasto na Prestación Farmacéutica de Galicia y al acuerdo de la Xunta por el que se creó el catálogo priorizado de productos farmacéuticos. Es decir, el alto tribunal, de mayoría progresista, devuelve la vigencia del famoso catálogo de medicamentos, tras tres meses y medio de suspensión, y con el que Sanidade prevé ahorrar nueve millones al mes.

La paralización de esta ley aprobada por el Parlamento gallego con el apoyo del BNG y del PP, y que básicamente supone que los profesionales del Sergas prescriban, dentro de una serie de principios activos equivalentes, el más económico, se llevó a cabo a principios del mes de marzo, cuando el TC admitió a trámite un recurso de inconstitucionalidad contra esta norma presentado por el presidente del Gobierno, Rodríguez Zapatero.

La admisión a trámite suponía la suspensión automática del catálogo durante un máximo de cinco meses. Presentadas las alegaciones por parte de los servicios jurídicos de la Xunta y del Parlamento -a favor del listado priorizado de medicamentos-, y por parte del abogado del Estado -en contra-, los miembros del alto tribunal consideran que no hay motivo para la suspensión de la norma mientras no se dicta sentencia, ya que no se detectan perjuicios para los usuarios.

El auto del TC es firme en cuanto a argumentos. Respecto a que mantener en vigor el catálogo pone en riesgo la protección de la salud, esgrime que «las afirmaciones del abogado del Estado no van acompañadas de justificación documental alguna». Tampoco existen para el tribunal datos que permitan creer que el catálogo pueda provocar una reducción de la calidad y eficacia del servicio. Otro de los argumentos del abogado del Estado es que el catálogo modifica la prescripción estatal, pero el tribunal considera que la sustitución de un fármaco por otro equivalente está recogido en la normativa estatal. Finalmente, que el catálogo impedirá que los médicos receten fuera del mismo -algo que puede hacerse si hay indicaciones terapéuticas- es para el TC «una mera hipótesis» del abogado del Estado. Otro de los argumentos del Gobierno central para pedir la suspensión de la ley gallega es que limita la libertad de prescripción del facultativo, algo que niega el auto, «y basten para descartarlo los informes aportados por la Comisión Central de Deontología del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos». Finalmente, el Constitucional tiene en cuenta el ahorro previsto por la medida, nueve millones al mes, para levantar su suspensión.

Agradecimiento

Pilar Farjas, exultante y escoltada por una buena parte de su departamento, agradeció el esfuerzo a los servicios jurídicos, a su equipo, a los pacientes y sobre todo a los profesionales de la salud. Farjas aseguró que los gallegos deben sentirse orgullosos, «xa que son un exemplo de sostenibilidade do sistema sanitario español». La conselleira asegura que habrá que hacer un análisis de cuánto dejó de ahorrarse estos meses, aunque asegura que los médicos han seguido prescribiendo genéricos, y lamentó que el Gobierno central no haya sabido colocarse al lado de los intereses de los gallegos. El ministerio espera la sentencia y en un futuro, si constata perjuicio en los usuarios, podría volver a pedir la suspensión.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos

El Constitucional concluye que el catálogo no causa perjuicio alguno