Un ciudadano de Roma que llegó a Barbanza buscando trabajo


El italiano detenido en Logroño había residido previamente en Barcelona donde, al parecer, conoció a un vecino del municipio de Boiro que le animó a venir a la comarca de Barbanza con la perspectiva de poder encontrar trabajo en la descarga de atún.

De complexión fuerte y con cerca de dos metros de altura, este hombre, natural de Roma, hizo su primera parada en Ribeira, donde, pese a las expectativas creadas, no consiguió el empleo que buscaba. Supuestamente también intentó convertirse en portero de alguna discoteca, pero tampoco tuvo fortuna.

Durante la búsqueda de una ocupación, el italiano, que cuenta con antecedentes penales, desembarcó en Outes. Pasó las dos primeras noches en un palomar de la Horta do Muíño, adyacente a la casa de cultura y, posteriormente, conoció a Ramón Rúa quien, al parecer, le ofreció una habitación en su vivienda.

Residente en Suiza

Se da la circunstancia de que la víctima había residido durante varios años en Suiza, lo que podría constituir una ventaja para el italiano que, pese a hacerse entender, habla con mucha dificultad el castellano.

Con el pelo rapado y siempre vestido de negro, el acusado de la muerte de Ramón Rúa Míguez llevaba cerca de un mes residiendo en Outes. En apariencia, la relación con la víctima era buena, pues estaba siempre en su compañía.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos

Un ciudadano de Roma que llegó a Barbanza buscando trabajo