La temporada turística arranca buscando los índices del 2010

Jorge Casanova
JORGE CASANOVA REDACCIÓN / LA VOZ

GALICIA

El año pos-Xacobeo trae un leve descenso en los alquileres, mayor retraso en las reservas hoteleras y una intensificación en el regateo

19 jun 2011 . Actualizado a las 06:00 h.

A semana y media de que comience el mes de julio, el sector turístico gallego aún se tienta la ropa ante el inminente inicio de la temporada. Los alquileres han notado el recrudecimiento de la crisis y aunque algunas de las plazas más concurridas empiezan a completar las reservas para el mes de agosto, en otras admiten que a estas alturas todavía queda una parte importante del parque inmobiliario por alquilar y que el nivel de reservas a estas alturas es anormal. La media podría situarse en una caída del 15 % con respecto al año pasado, aunque casi todas la inmobiliarias consultadas confían en estos últimos días para ver remontar la situación.

«Hay mucha diferencia entre los dos meses -explica la empleada de una inmobiliaria de Sanxenxo-. Para agosto tenemos reservado un 75 % de la oferta. Para julio, no más de un 40 %». En general, la diferencia es parecida en casi toda la costa gallega. Julio es el mes más castigado. Y agosto empieza a ceder también a la fragmentación: «Lo de alquilar un mes completo ha pasado a la historia. Hace tiempo que ya se alquilaba por quincenas, pero últimamente mucha gente pide semanas», señala un profesional que trabaja en Laxe y cuya opinión es compartida por sus colegas de toda Galicia.

En algunas zonas, la suave caída de los alquileres veraniegos se ha visto compensada por el aumento de los clientes que ocupan la vivienda todo el año. Es una consecuencia del desplome de las ventas que ha estimulado el mercado del alquiler y ha reducido el parque de viviendas en oferta.