El principal acusado, Jorge Dorribo, admite que presentó facturas ficticias para captar ayudas

Xosé Carreira LUGO / LA VOZ

GALICIA

Al empresario, que está en la cárcel, se le imputan un total de trece delitos. Los investigadores lo consideran el cerebro de una trama urdida presuntamente para la consecución de subvenciones.

27 may 2011 . Actualizado a las 11:01 h.

Hasta 13 delitos le imputa la jueza Estela San José al empresario lucense Jorge Dorribo Gude, que se encuentra en la prisión de Bonxe desde las primeras horas de la noche del miércoles. Los investigadores lo consideran el cerebro de una trama empresarial urdida presuntamente para la consecución de subvenciones de instituciones como el Igape.

Durante las dos horas de declaración ante la jueza, el empresario reconoció que fueron presentadas facturas ficticias, correspondientes a empresas de su propiedad, ante el Igape para la consecución de las ayudas. Estos documentos serían por cuantías que no se corresponderían con la realidad de las inversiones. Eso es, al menos, lo que sospechan los investigadores.

Dorribo le dijo a la magistrada que se encarga de dirigir la operación Campeón que este proceder lo seguía amparándose en el asesoramiento que le ofrecían desde un estudio que también está siendo investigado. El empresario lucense también puso de manifiesto, al parecer, que si presentaba las facturas de una manera anticipada era para tratar de reducir los tiempos de espera para la consecución de las ayudas.