¿Tiene el dinero color político?

El PP gobierna 20 de los 30 concellos más pobres, y la izquierda, los ricos


redacción / la voz

¿Tiene el dinero color político? ¿Escora el pudiente hacia la derecha y a la izquierda el desfavorecido? Y las clases medias, ¿cómo se comportan, qué votan? En puertas del 22-M, un análisis político-económico del actual mapa municipal de Galicia provoca la caída, cuando menos, de un mito: la izquierda gobierna mayoritariamente los ayuntamientos más ricos de la comunidad, mientras que la derecha dirige dos de cada tres de los más pobres. Además, en el conjunto de los regidos por PSOE y BNG (97 más 30) el común de la población maneja a diario bastante más dinero que en la suma de los 166 ahora bajo control del PP. Redondeando, hasta un 2% más.

Cruzando datos oficiales de la Federación Galega de Municipios e Provincias (Fegamp) con cifras contenidas en el último Atlas Socioeconómico de Galicia se colige que, por término medio, la renta familiar disponible por cada habitante en los concellos con alcaldes populares se queda en 12.592 euros anuales. Entretanto, en aquellos cuyos primeros ediles pertenecen al Partido Socialista los ingresos individuales se sitúan en 12.824, un 1,8% por encima. Y en los que cuentan con regidores militantes del BNG se colocan ya en los 12.852, o sea, rozando los 2,1 puntos porcentuales de distancia. Finalmente, en las localidades presididas por Terra Galega (Tega) ascienden a 12.935 euros; en las lideradas por formaciones independientes, a 12.994; y en las cuatro que la Administración considera «sin adscripción política», a 12.978.

El BNG, solo uno de la cola

No en vano, de los 30 ayuntamientos con menores posibles por cabeza, los de Guillerme Vázquez solamente encabezan el ejecutivo de uno, el de Vilasantar, y los de Pachi Vázquez, los de otros ocho: Negueira de Muñiz, Castrelo do Val, Muxía, Monfero, Paderne, Dumbría, Vedra y Fornelos de Montes. En cambio, los de Núñez Feijoo concentran 20, que son Dozón, Toques, A Baña, Lousame, Fisterra, Covelo, Aranga, Porqueira, Cabana de Bergantiños, Coristanco, Ribeira de Piquín, Melón, Trazo, Frades, Verea, O Pino, Tordoia, O Páramo, Beade y Arbo. Y el trigésimo de la lista, Santiso, casi podría atribuírsele también a sus huestes, pues quien manda allí, Ovidio Leiva, aspira a continuar en el cargo tras las elecciones de este mes, si bien no por libre como hasta el momento, sino bajo el paraguas de la gaviota azul.

En el polo opuesto, el PSOE y el BNG gobiernan en solitario o bien coaligados la mitad de los 30 concellos con rentas vecinales más elevadas, pues lo hacen en las siete ciudades (A Coruña, Ferrol, Lugo, Ourense, Pontevedra, Santiago y Vigo) más en Bergondo, Nigrán, Becerreá, Ribadeo, San Xoán de Río, Burela, O Barco de Valdeorras y Ribadavia. El PP, por contra, apenas rige los destinos de una decena, buena parte de ellos, además, muy poco poblados o vinculados al poder pecuniario de la diáspora: Beariz, Avión, San Cibrao das Viñas, Mondariz-Balneario, A Pobra de Trives, Lourenzá, Lobeira, Celanova, Cervo y Larouco.

De los restantes lugares de este ránking, a Tega le corresponde decidir en uno, Meira, frente a los cuatro (Oleiros, Rábade, O Porriño y Carballeda de Valdeorras) donde diversas agrupaciones de independientes reparten juego en la actualidad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos

¿Tiene el dinero color político?