El sospechoso de asesinar a María José Arcos compró sacos de cal poco antes de su desaparición

EFE

GALICIA

En el informe remitido por la Guardia Civil al Juzgado de Ribeira se avala la hipótesis de que el cadáver pudo ser enterrado.

11 abr 2011 . Actualizado a las 19:22 h.

Ramiro Villaverde, imputado la pasada semana por la desaparición de la joven María José Arcos hace quince años, guardaba en su domicilio una factura a su nombre por la compra de doce sacos de cal en polvo pocos meses antes del suceso.

Así lo refleja el informe remitido al Juzgado de Ribeira por la Guardia Civil, en el que se señala que dicha factura fue hallada en la caja fuerte de la residencia de Ramiro Villaverde en Luou (Teo), informan a EFE fuentes de la investigación.

Además, la Guardia Civil encontró dos cajas de grilletes en un hueco abierto en el piso de madera, en el interior de un armario empotrado ubicado a ras de suelo y bajo un cajón.