Hernández critica la «irresponsabilidad» de Ourense con el plan de urbanismo

El Tribunal Supremo ha desestimado definitivamente los recursos de casación interpuestos por consistorio y obliga a anular ahora el Plan de Ordenación Municipal del 2003.


El conselleiro de Territorio e Infraestructuras, Agustín Hernández, ha atribuido a la «irresponsabilidad» del Ayuntamiento de Ourense la decisión del Tribunal Supremo de anular el plan de urbanismo del 2003.

El Tribunal Supremo ha desestimado definitivamente los recursos de casación interpuestos por el Ayuntamiento de Ourense y obliga a anular ahora el Plan General de Ordenación Municipal del 2003, por «omisión de informes» de la Secretaría y de la Intervención General del Ayuntamiento relativos a legislación de Patrimonio Histórico, carreteras y aguas.

Hernández denunció la «irresponsabilidad de un gobierno municipal en Ourense que, a sabiendas de que el final de esta historia era previsiblemente éste, no hizo sus deberes y no trabajó a destajo para tener un plan más avanzado», dijo.

El conselleiro hizo estas declaraciones en la localidad orensana de Paderne de Allariz tras conocer la decisión del Tribunal Supremo de desestimar definitivamente los diversos recursos de casación interpuestos por el Ayuntamiento sobre ese plan de urbanismo de Ourense, que fue redactado durante el mandato de Manuel Cabezas.

Hernández consideró que ese tema podía estar zanjado y consideró que su anulación obedece a «la no cumplimentación de un procedimiento concreto, de la petición de un informe» por parte del actual Gobierno local.

La decisión judicial obliga a adoptar el plan urbanístico de 1986 por lo que Hernández consideró que Ourense tendrá una situación transitoria hasta que el Ayuntamiento adopte uno nuevo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Hernández critica la «irresponsabilidad» de Ourense con el plan de urbanismo