El médico que se desplaza 270 kilómetros todos los días por amor... a su trabajo


José Manuel Fandiño tiene dos coches: «Uno nuevo y otro viejo, con 803.000 kilómetros». Aún lo sigue usando alguna vez, aunque ahora ya va a trabajar en el nuevo. Cada día 270 kilómetros: Oleiros-Oleiros. El primero es el municipio coruñés y el segundo la parroquia de Ribeira donde está el Hospital do Barbanza, de cuyo servicio de urgencias es coordinador.

Con la autovía se chupa cada día casi tres horas de coche. Y todo por amor... a su trabajo: «Tal vez podría estar en el Hospital A Coruña, pero yo empecé con este, en el 98, y el ambiente y la calidad de trabajo aquí es muy buena. Hay que pensar que uno se pasa una parte muy importante de su vida en el trabajo...».

Así que el doctor Fandiño ha vivido en sus carnes todo el proceso de construcción de la autovía y disfruta ahora de la infraestructura: «Antes eran más de dos horas por trayecto». Y una auténtica sangría. Aquella vía rápida le llenó el hospital de víctimas: «Si es que hasta el propio nombre incitaba a correr. Hubo 52 muertos, incluidos dos miembros del hospital». Malos recuerdos.

Y eso que el doctor reconoce que a él también se le va la cabeza: «Yo he agotado todas las fórmulas: la radio, los cedés de música, cursos de idiomas... pero es un trayecto monótono y acabas yéndote a pensar a tus cosas. De todos modos, a mí me gusta mucho conducir y eso hace que lo lleve mejor». Como a la mayoría, al doctor Fandiño le resulta más cómodo el viaje de ida que el de vuelta: «Depende del turno, pero hay regresos que se hacen muy fatigosos. Al salir de una guardia, por ejemplo, te acaba atacando la somnolencia. Intento combatirlo bajando la ventanilla del coche, cantando, pero hay días en que no es fácil».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
22 votos

El médico que se desplaza 270 kilómetros todos los días por amor... a su trabajo