Los nuevos peajes lusos necesitan libro de instrucciones

Carlos Punzón
Carlos Punzón REDACCIÓN/LA VOZ.

GALICIA

Cada tipo de viaje contará con el modelo de pago más adecuado, si se cumple lo prometido

13 nov 2010 . Actualizado a las 02:00 h.

La implantación de los peajes en las autovías de Portugal adoleció desde su implantación de claridad y explicación entre sus posibles usuarios. Con el acuerdo del Gobierno luso y la Xunta se han duplicado las posibilidades de pago, pero con ello la necesidad de información sobre su funcionamiento para que cada conductor opte por el más adecuado.

1

El método más barato. Este año deberá ser posible antes de adentrarse en las autovías de pago sacar un bono en cajeros automáticos de áreas de servicio, y gasolineras por el valor de los peajes por los que se vaya a transitar. No será necesario instalar aparato alguno en los vehículos. En breve se habilitarán cajeros en el aeropuerto de Oporto para que quienes vayan por autopista desde Galicia puedan pagar en el Sá Carneiro el bono del pequeño tramo de autovía de peaje que se encontrarán antes del aeródromo y que tendrá un coste de 0,85 céntimos. Ese tramo no podrá tener en el viaje de ida control policial sobre el pago del peaje, ya que el tique se podrá sacar una vez concluido ese trayecto. En unos meses, los bonos se podrán adquirir por Internet, siendo necesario portar el comprobante de pago.

2

El más cómodo. El dispositivo Vía Verde, en uso ya para pasar sin parar en los peajes de las autopistas lusas y que sirve para transitar por las autovías de pago, se venderá en Galicia en el banco Caixa Geral a sus clientes, pero se prevé que otras entidades lo ofrezcan también. En Portugal se vende a 30 euros, pero en Galicia el dispositivo similar para viajar por la AP-9 sin parar en sus cabinas cuesta 40 euros, con una comisión anual de 12 más.

3

Para viajes no frecuentes. Por 27 euros se venderá en las oficinas de correos españolas un dispositivo similar al anterior, pero solo de uso en las autovías lusas. Se podrá recargar en fracciones de 10 euros, de los que automáticamente se irá descontando el importe de los peajes en cada pórtico de control.

4

Para viajes largos esporádicos. Tanto el dispositivo de Correos como el Vía Verde se podrán alquilar. El primero se facilitará en las oficinas postales y se pagará en dinero. El segundo en áreas de servicio, con tarjeta de crédito. Ambos serán recargables y se podrán devolver una vez usados, recuperando el importe no gastado. Ni el aparato ni su saldo caducarán, como sí ocurría con el modelo existente hasta ahora, que además tenía que ser recargado como mínimo con 50 euros y 100 en el caso de los camiones.

5

Compatibilidad. Se prevé que el año que viene el Vía Verde luso y el Vía T español funcionen en ambos países.