El Tribunal Europeo rechaza discriminaciones en los peajes como los de las autovías lusas

Carlos Punzón
Carlos Punzón REDACCIÓN/LA VOZ.

GALICIA

El PP pide a la UE la suspensión del sistema portugués hasta que se decida si es legal

04 nov 2010 . Actualizado a las 02:00 h.

El sistema de peajes impuesto por el Gobierno de Portugal, que establece rebajas y exenciones solo para sus residentes y no para los extranjeros, no tiene respaldo legal en el derecho y la jurisprudencia comunitaria europea. Así se desprende de una sentencia dictada por el Tribunal de Justicia Europeo contra el Ejecutivo de Austria, al recalcar los magistrados en su fallo que en los países miembros de la UE «los peajes y tasas de utilización de autopistas, puentes y túneles se aplicarán sin discriminación directa o indirecta por razón de la nacionalidad del transportista y usuario en general o por el origen o destino del vehículo».

El tribunal comunitario elaboró sobre una directiva de la UE dictada en 1999 la sentencia con la que obligó al Gobierno austríaco a cambiar el importe de sus peajes en una de las autopistas que cruzan el país, al resultar más caro por kilómetro el peaje para los que recorriesen todo el vial que para los que hiciesen un uso parcial del mismo. Los magistrados entendieron en la sentencia dictada en el 2004 que ni se podía discriminar a los austríacos que hiciesen uso de todo el trayecto de la autopista ni a los extranjeros que transitasen por ella.

Autonomía con límites

El tribunal con sede en Luxemburgo recalca que los países miembros tienen suficiente autonomía para fijar los precios o sistemas de peaje, e incluso a «establecer un régimen especial para zonas fronterizas», pero siempre garantizando la igualdad de trato a todos los posibles usuarios comunitarios, extremo que en el caso de Austria los magistrados fallan tajantemente que «se violó al establecerse una diferencia de trato por razón del origen y destino» de los conductores de la autopista de Brenner, que parte del límite con Italia.

La sentencia y la directiva comunitaria que rechaza cualquier discriminación entre usuarios de las autopistas de la UE podría así servir de base para anular el sistema de peajes luso, según interpretan fuentes comunitarias al entender que los usuarios lusos disponen de ventajas en el precio a pagar en sus autovías y en la adquisición de los dispositivos de cobro automático. Las mismas fuentes consideran incluso que el Gobierno luso podría ser sancionado.

La directiva que reseña el Tribunal de Justicia comunitario es utilizada por el PP europeo en una batería de preguntas que acaba de plantear a la Comisión Europea, en las que además reclama la suspensión del sistema de cobro portugués hasta que se decida si es legal, al ser de difícil adquisición por los extranjeros. Los eurodiputados Luis de Grandes y Francisco Millán consideran abusivo y discriminatorio el precio de los dispositivos para los extranjeros.