Las comunidades se alían para que el Gobierno aplace el pago de su deuda

Cataluña, Baleares y Aragón, con presidencias socialistas, secundan la solicitud de Feijoo para escalonar los pagos


santiago/la voz.

Con adhesiones tan significativas como algunos desmarques, en torno a la decisión de presionar al Gobierno de Zapatero para que aplace la devolución de las liquidaciones negativas por los anticipos del Estado. Así estrenaron ayer las comunidades su acuerdo para convertir lo que nació como punto de encuentro para intercambiar experiencias tras las reformas estatutarias del 2008 en una conferencia de presidentes autonómicos al margen del Ejecutivo central. Solo Andalucía y Extremadura se desmarcaron de esa primera propuesta, por la que las comunidades instarán al Gobierno a posponer a 10 años el plazo actual de 5 para liquidar las devoluciones el Estado.

El debate sobre una demanda que Feijoo impulsó en julio pasado, al advertir de la amenaza que representa para los servicios esenciales ese itinerario de cinco anualidades que marca la ley de financiación autonómica, evidenció criterios dispares entre Gobiernos con presidencia socialista. Si los representantes andaluz y extremeño rechazaron pedir a Zapatero la ampliación del plazo para la devolución de los anticipos, los de Cataluña, Aragón y Baleares reforzaron con sus votos los de las comunidades presididas por el PP. Al parecer, los números dos de las consejerías de Presidencia de Andalucía y Extremadura esgrimieron en la reunión que no podían alinearse con la demanda del resto sin saber la posición de los consejeros.

Galicia debe 2.600 millones

De este modo, Cataluña, Castilla y León, La Rioja, Murcia, Comunidad Valenciana, Aragón, Baleares, Cantabria y Galicia se posicionaron a favor de instar al Gobierno a escalonar la devolución. Los Gobiernos de Castilla-La Mancha, Canarias, País Vasco y Madrid no se pronunciaron, porque no enviaron representantes a la reunión celebrada en Santiago, si bien el debate de la devolución no afecta a Navarra ni al País Vasco, por el régimen foral, ni tampoco a Madrid, porque la liquidación de los anticipos del Estado es en su caso positiva.

Las cargas contraídas por las haciendas autonómicas por esa vía se han convertido en una de sus hipotecas más gravosas. En Galicia, el desplome de la recaudación obligará a la Xunta a devolver 2.600 millones de euros que recibió de más del Estado en el 2008 y 2009. Los Presupostos del 2011 ya incluyen una partida de 115 millones, correspondiente al reintegro de los anticipos del 2008. Pero lo peor está por llegar. Facenda calcula que los ingresos autonómicos acentuarán su caída en la liquidación del ejercicio presupuestario 2009, hasta cuadruplicar en su conjunto los 5.500 millones de deuda acumulada por las comunidades en el 2008. Eso implica que Galicia deberá devolver entre el 2012 y el 2016 una media de 500 millones, con lo que hipotecará el 5% de su presupuesto. La reivindicación que Feijoo lanzó en julio, y que secundaron otros barones del PP, consistía en posponer el inicio de los pagos hasta que la economía gallega crezca al 2%, para abonar después la deuda en 10 años, frente a los 5 que establece la Ley 22/2009.

En la comparecencia conjunta tras la cita que alumbró el acuerdo para constituir esa conferencia bajo el principio de que las comunidades también son Estado, el conselleiro Alfonso Rueda expresó su confianza de que en breve se incorpore Asturias, la única autonomía que todavía no forma parte. La conferencia tendrá una secretaría permanente, que ocupará el consejero de Presidencia de Aragón, Rogelio Silva Gayoso, natural del concello lucense de Nadela.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Las comunidades se alían para que el Gobierno aplace el pago de su deuda