La policía lusa prepara controles sorpresa para multar coches sin dispositivos en sus autovías

Carlos Punzón
C. Punzón REDACCIÓN/LA VOZ.

GALICIA

Las sanciones, diez veces el precio de cada peaje, comenzarán en noviembre

20 oct 2010 . Actualizado a las 03:12 h.

La concesionaria de la autovía que une Caminha con Oporto, en Portugal, pondrá en marcha a partir del lunes una campaña de control sobre los vehículos que utilicen dicha vía para advertir a los conductores que no dispongan del dispositivo de telepeaje de su obligatoriedad.

Autoestradas do Norte Litoral, la empresa que explota dicho vial de uso gratuito hasta el pasado viernes, pretende que las llamadas brigadas de fiscalización informen a los usuarios que no porten el dispositivo de las sanciones que la Administración lusa puede imponerles y que pueden ir de 25 a 125 euros. Las multas equivaldrán al precio de cada uno de los peajes traspasados sin pagar multiplicado por diez, por lo que las sanciones por el viaje entre la frontera y Oporto pueden llegar hasta 80,10 euros para los trayectos de ida y vuelta, aunque podrían ascender a 600 euros si el conductor es reincidente.

La ley que el Gobierno portugués puso en marcha para dar respaldo al cobro de peajes en sus autovías establece que son las sociedades concesionarias de las mismas las que tienen que fiscalizar a los vehículos con matrículas extranjeras, verificando si portan o no el polémico dispositivo que emite los datos de la cuenta bancaria de su titular al pasar bajo los pórticos de control.

Multas desde noviembre

Fuentes de la Administración lusa admiten que hasta mediados de noviembre no serán impuestas sanciones a los conductores que no porten alguno de los dispositivos de identificación, pues el primer mes pretenden destinarlo a la información y concienciación de los usuarios y para que estos tengan tiempo de comprar los aparatos. Aunque no hay fecha fija, pero se estima que podría ser a partir de mediados del próximo mes, la concesionaria y la Guardia Nacional República (GNR) realizarán de manera conjunta controles sorpresa en los que se detendrá de manera masiva a los coches que transiten por la autovía para comprobar la utilización de los dispositivos. La policía lusa será la encargada de imponer las sanciones, que en el caso de los vehículos de matrícula extranjera deberán abonar al instante.

El PP planteó ayer en el Parlamento gallego solicitar al Gobierno español que exija a Portugal tanto una moratoria en las sanciones como la aplicación de exenciones en el pago de los peajes a los transportistas de la comunidad. Los populares demandan igualmente que los dispositivos de telepeaje utilizados en Galicia sean homologados para su uso en Portugal para evitar trastornos en su adquisición y duplicidades.