La Xunta adeuda a 300 agentes forestales las horas de guardia del verano pasado y dice que pagará este mes

GALICIA

24 dic 2009 . Actualizado a las 02:00 h.

La Asociación Profesional de Axentes Forestais de Galicia (Aprafoga) denunció que unos 300 trabajadores que participaron durante el pasado verano en trabajos en el monte aún no han cobrado las horas de guardia relativas a julio, agosto y septiembre (además de otro mes asignado aleatoriamente).

Según sus cálculos, a cada uno de los afectados les corresponderían unos 1.000 euros netos por las cuatro mensualidades. Los agentes sí han percibido las nóminas correspondientes a esos meses, pero no las horas extraordinarias que se reparten en guardias de incendios y de conservación. Miguel García, presidente del colectivo, recuerda que desde hace meses ya han trasladado este problema a los responsables de Medio Rural. «Llevamos desde el pasado verano oyendo que nos van a pagar ya el mes que viene, pero el dinero no llega», precisa este portavoz, quien desconoce si los retrasos tienen algo que ver con la política de austeridad de Feijoo.

Los trabajadores alertan de que el retraso en el pago de las guardias podría generarles un grave problema fiscal. De cobrar en el 2010, acumularían el año que viene dos retribuciones correspondientes a guardias, lo que a muchos les supondría cambiar de tramo en el IRPF y afrontar una liquidación mayor ante el fisco. Según los datos que maneja la Asociación de Agentes Forestales, la deuda que tiene contraída con ellos la Administración en concepto de guardias rondaría los 300.000 euros.

La Xunta pagará este mes

Preguntada al respecto, la Consellería do Medio Rural ha explicado que el dinero correspondiente a estas horas (que son unos 14 euros por día y trabajador) se abonará a finales de este mes de diciembre. La Xunta incluso deja abierta la posibilidad de que los agentes de Lugo lo cobren en enero, pero en todo caso advierte de que ya se ha cursado la orden de ingreso. El departamento de Samuel Juárez niega que haya habido retrasos y que tras el verano se hace un trabajo exhaustivo de cómputo territorializado de todas las horas por trabajador.