Expertos universitarios ven frustrante el traslado a Madrid del grupo de técnicos en vertidos

El Observatorio del Litoral pide que se revise el Plan Nacional de Contingencias


Los expertos universitarios agrupados en el Observatorio del Litoral, que impulsó el comisionado del Gobierno para la catástrofe del Prestige, Rodolfo Martín Villa, calificaron ayer de «frustrante» que se hayan trasladado a Madrid los técnicos antivertidos del antiguo Cepreco, encargados de preparar los planes de contingencia para evitar una catástrofe similar.

«La gran esperanza fue una decepción», resumió ayer el catedrático y ex rector coruñés José Luis Meilán Gil, coordinador en su momento del grupo de expertos, quien indicó que de las 20 conclusiones generales y 65 recomendaciones que hicieron en su día en su informe «no se ha hecho mucho». También recordó que está sin resolver la distribución de competencias con las comunidades autónomas y sin revisar el Plan Nacional de Contingencias. Meilán calificó de «desmantelamiento silencioso» el traslado de los técnicos.

Respecto al plan de contingencias, Javier Sanz, director del Observatorio del Litoral, apuntó que con el riesgo que supuso el buque holandés Ostedijk, que sufrió un proceso de descomposición de su carga cuando navegaba frente a Galicia en febrero del 2007, se puso de relieve que no estaba completado.

En un acto que sirvió para recordar el séptimo aniversario del Prestige, Marta García, profesora de Derecho y también integrante del grupo de expertos, indicó que el «desmantelamiento del Cepreco supone que no hay voluntad política en este tema, y también que no ha funcionado como tenía que funcionar». A su entender, debería haber conseguido una coordinación de los planes de contingencia de las distintas autonomías. «Cada uno se organiza a su manera y utilizando su lenguaje, pero el Cepreco tenía como misión crear foros y coordinar», apuntó esta profesora que se mostró muy crítica con la labor de la Administración, que asegura que tiende a caer «en el letargo». En el informe de estos expertos se consideraba que los procesos judiciales de este tipo de sucesos deberían tener una solución diferente a la que se está dando. Meilán indicó que «resulta alarmante que la competencia sea del juzgado de Corcubión» e indicó que se debería analizar que fueran abordados por la Audiencia Nacional o por secciones de las audiencias provinciales, ya que «no está previsto para una catástrofe de este tipo» un juzgado de las dimensiones del de Corcubión.

Javier Sanz admitió la dificultad de un sumario con más de 50.000 folios, pero matizó que lo importante en este caso no es tanto los años transcurridos a la espera de juicio, sino el que se dote a los tribunales de «medios suficientes» para poder afrontarlos. Asimismo, apuntó que «la causa penal va a abrir otros pleitos», «es solo el primer gran pleito-dijo-, pero también los esperamos en Estados Unidos». El repaso de la situación en el aniversario del accidente concluyó ayer, en la Facultade de Dereito de A Coruña, con la conferencia de la investigadora de la Universidad de Málaga Remedios Zamora, experta en el régimen jurídico de la seguridad marítima. Zamora reivindicó como «básico» el control único en caso de emergencia, al igual que en Alemania o Reino Unido, y tildó de deficitaria la atención a la seguridad marítima en España.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Expertos universitarios ven frustrante el traslado a Madrid del grupo de técnicos en vertidos