La oposición acusa al PP de minimizar los efectos del foco y de ocultar datos


Gobierno gallego y oposición ofrecieron ayer dos visiones bien distintas de los efectos causados por el vertido de la depuradora de Ponte Caldelas en el Verdugo. Mientras la Xunta destacó la recuperación del río y levantó la precaución de no bañarse en el río a su paso por los concellos de Pontevedra y Soutomaior, PSdeG y BNG exigieron que se aclaren responsabilidades al considerar «moi grave» la situación del lecho.

La responsable del área de medio ambiente y medio marino del PSOE, la ex conselleira Carmen Gallego, aseguró que la fauna del río en el tramo afectado por el vertido está «totalmente morta»: «Á elevada mortandade de troita, salmón, reo e anguía súmase incluso a da miñoca». La dirigente socialista recorrió el martes por la tarde el cauce del Verdugo acompañada por miembros de su partido y anunció la presentación de una iniciativa parlamentaria para que se explique la situación.

Gallego exigió a la Administración autonómica «información fidedigna» sobre las causas del vertido y sobre qué tipo de productos acabaron en el río. La diputada se interesará por la gestión llevada a cabo con los concellos ribereños para informar a la población sobre los posibles riesgos del agua del Verdugo y por la información dada a los profesionales del sector pesquero y marisquero que operan en el área de la desembocadura.

Por su parte, el BNG aseguró ayer que el vertido afectó a la ría de Vigo y adelantó que pedirá que se depuren responsabilidades por la «ocultación de información» por parte de las consellerías de Medio Ambiente y do Mar. El diputado Bieito Lobeira registrará varias iniciativas para conocer el resultado de las analíticas y para que se restituyan los daños causados, tanto ambientales como productivos.

Indemnizaciones

El Bloque entiende que la contaminación afectó al marisqueo de a pie, la anguila y la pesca de bajura en la zona, por lo que cree necesario que se cuantifiquen las pérdidas y se indemnice a los afectados. «Cómpre facerlle fronte canto antes por afectar ao equilibrio medioambiental, a actividade produtiva e tamén ao turismo e o lecer, xa que está prohibido o baño nas praias de Ponte Sampaio e Soutomaior», argumentó Lobeira.

Aunque el delegado de la Xunta en Pontevedra, Cores Tourís, dijo ayer que no hay problemas para el baño, el Concello de Pontevedra, gobernado por la coalición BNG-PSOE, mantiene su recomendación de evitar los chapuzones en la playa fluvial de Ponte Sampaio. El Ayuntamiento reclamó a Augas de Galicia, «á maior brevidade posible», un informe sobre el estado de las aguas afectadas en las márgenes del territorio municipal al desconocer «o alcance real da perigosidade».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

La oposición acusa al PP de minimizar los efectos del foco y de ocultar datos