El buen tiempo y las quemas provocan los primeros incendios


Falta todavía una semana para el comienzo oficial de la primavera, pero el tiempo seco y soleado de los últimos días ha adelantado uno de los fenómenos asociados a la estación: la aparición de los primeros incendios forestales. La coincidencia de unas jornadas de clima benigno y actividades como las quemas controladas ocasiona que en los últimos días hayan comenzado a declararse conatos de fuegos en las cuatro provincias gallegas.

Esta tímida aparición de los incendios culminó en la presencia de ocho fuegos en las primeras horas de la madrugada de ayer. Según informaron fuentes de Emergencias 112, se produjeron hasta ocho incendios localizados en las provincias de A Coruña, Ourense y Pontevedra. En esta última se concentró el mayor número de focos: se quemaron tierras en los municipios de Ribadumia, A Cañiza, A Lama, Silleda y Lalín. En Bueu se produjo otro fuego y, aunque se dio un aviso, se trataba de una quema que en todo momento estuvo controlada, según informó la Policía Local. En A Coruña el fuego se produjo en Neda, mientras que en Ourense se declaró en Padrenda. Emergencias 112 atendió ayer 55 incidencias relacionadas con los incendios.

Conatos

Según fuentes de la Consellería do Medio Rural, todos estos incendios han sido conatos o de una extensión e intensidad muy limitadas, y que deben atribuirse a las condiciones meteorológicas de los últimos días. La llegada del buen tiempo no solo favorece la aparición del fuego, sino que tiene otra consecuencia: después del invierno son muchas las personas que comienzan a realizar quemas controladas, bien para mantener limpio un monte, bien para disponer de tierras para pastos. Que en Galicia se estén llevando a cabo estos días cientos de quemas de este tipo multiplica las posibilidades de que se produzcan los fuegos, aunque hasta ahora no ha resultado difícil mantenerlos bajo control. Según Medio Rural, los medios habilitados hasta el momento son suficientes para solucionar los problemas que se puedan derivar de esta situación, además de que las extensiones quemadas son mínimas. Por este motivo, el departamento autonómico explica que no se trata de situaciones excepcionales, sino atribuibles al hecho de que se hayan producido varios días seguidos de tiempo seco.

Máximas altas

Las últimas jornadas en Galicia han sido de máximas altas y con ausencia de lluvias, aunque en los primeros días del mes, entre el 3 y el 4, se produjeron unas precipitaciones notables en diversas zonas de la comunidad. Pero jornadas como el día 12, cuando las máximas rondaron los 25° en muchos lugares, e incluso los superaron en varios sitios, hablan del tiempo estable que ha predominado a lo largo de la semana que mañana termina. Además, el balance de febrero revela un mes seco en general, que, después de una situación de inestabilidad los primeros diez días, encadenó 18 jornadas seguidas de tiempo seco y soleado, según recoge el correspondiente informe climatológico elaborado por MeteoGalicia. Esta ausencia de precipitaciones el mes anterior también podría contribuir a no obstaculizar la aparición de fuegos.

Hasta ahora, el incendio más grave se declaró en A Gudiña hace exactamente hoy dos semanas. Medio centenar de personas participaron en la extinción del fuego, que afectó a una extensa zona de monte repoblado, así como cinco helicópteros, tres aviones de carga en tierra y dos hidroaviones.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

El buen tiempo y las quemas provocan los primeros incendios