Condenan a cuatro años de cárcel al conductor de Marín que mató a su madre y a cuatro motoristas

Redacción Digital / Agencias

GALICIA

El joven de Marín no podrá manejar vehículos a motor en los próximos seis años.

14 ene 2009 . Actualizado a las 18:42 h.

El Juzgado de lo Penal Número 2 de Pontevedra ha condenado a cuatro años de cárcel al joven de Marín que causó la muerte de cuatro motoristas y de su madre cuando conducía sin carné un Hyundai Coupé por la vía rápida de O Salnés el Viernes Santo del año 2006.

No mostró arrepentimiento en el juicio, aunque de nada le ha servido mostrarse impasible. Además de la cárcel, la sentencia le impone a Hugo Piñeiro Giménez, que tenía 18 años cuando ocurrieron los hechos, la prohibición de manejar vehículos a motor durante los próximos seis años.

Estas penas son las más altas tipificadas en el Código Penal para el delito de «homicidio imprudente». Piñeiro mató a los cuatro ocupantes de las dos motos que llegaban de frente y a su madre que viajaba junto a él de copiloto.

Familiares de los cuatro motoristas fallecidos han mostrado, en declaraciones a Efe, su insatisfacción por la pena impuesta al autor material del accidente.

María del Carmen Mateo, la esposa del piloto de la primera motocicleta accidentada, aseguró hoy que la sentencia «no es justa».

«El proceso fue una pantomima», declaró que echa de menos una mayor contundencia en la aplicación de los instrumentos judiciales, porque «al final parece que la víctima es él cuando lo fueron aquellos que quedaron en la cuneta de la carretera».

La acusación particular solicitó durante el juicio la pena de cuatro años por cada fallecido.

Mateo le dio la sensación de que se juzgaba al joven por tan solo una muerte y confesó que para ella resultó «tortuoso» vivir todo el proceso judicial «pero me dolió mucho su actitud pasiva y fría, así como la de la abogada de la defensa».

La esposa de uno de los fallecidos insistió en que en ningún momento el joven pidió perdón y que sólo atendió a razones cuando se lo exigió otro de los familiares de los motoristas.

María del Carmen Mateo declaró que han sido tres años muy difíciles para ella porque «estoy sola con un niño pequeño que no hace más que recordar y preguntar por su padre... Es muy duro».

Manuel Picón de la Asociación de Mototurismo Pontus Veteris insistió en que la cárcel «tampoco es la solución y no queremos entrara valorar si es necesario una condena de cuatro, seis u ocho años».

«Entendemos -agregó- que ese joven no es un asesino pero creemos que debería hacerse más hincapié en el respeto y en la educación vial, porque no puede ser que un padre le deje a un hijo un coche cuando aún no tiene el carné de conducir y en una vía tan concurrida como la de O Salnés».