La Xunta importa piedra de Brasil para revestir el Gaiás tras romper con los suministradores gallegos


El gerente de la Fundación Cidade da Cultura reconoció ayer ante una comisión del Parlamento el empleo de piedra sudamericana en labores de construcción del complejo del monte Gaiás, a las afueras de Santiago. A preguntas del diputado popular Ignacio López-Chaves, Francisco Carracedo (BNG) admitió que la cuarcita asalmonada actualmente utilizada en las cubiertas de dos de los seis edificios que compondrán el recinto, la biblioteca y el museo, procede del área de Ouro Preto, en el brasileño estado de Minas Gerais, si bien eludió aclarar qué compañías la extraen allí. Hasta marzo pasado, de aportar ese material se venía ocupando una unión temporal de empresas gallegas: Campo Lombao, Europizarras e Iberoitaliana de Pizarras.

Siendo conselleiro de Cultura Jesús Pérez Varela (PP), el 16 de agosto del 2003 el Gobierno autónomo, vía concurso público, adjudicó a las tres citadas sociedades el servicio de suministro de mineral para revestir los tejados y fachadas del Gaiás. Entonces, por unos 73.400 metros cuadrados de planchas sacadas de una polémica mina ubicada en Muras (Lugo), se comprometió a pagarles 5.973.246 euros. Sin embargo, durante la ejecución del contrato ambas partes entraron en conflicto: la privada, por las supuestas exigencias desmedidas del cliente, y la otra, por retrasos en la entrega de los pedidos.

Así fue que en abril del 2006, ya con la nacionalista Ánxela Bugallo al frente de Cultura, todavía restaba por colocar un 82,28% de la cuarcita necesaria para completar el proyecto. Tras un progresivo deterioro de la relación entre proveedor y cliente, en marzo del 2008 cesaron los envíos de piedra a la Ciudad de la Cultura y, ya al mes siguiente, el patronato de la fundación gestora del complejo aprobó rescindir el contrato que todavía los vinculaba.

Sin entrar en detalles, el desenlace final de la historia lo contó ayer Carracedo en el pazo de O Hórreo. El equipo de Bugallo ha optado por no convocar un concurso como aquel del 2003 y delegar la consecución de cuarcita (dentro de unos estándares de calidad y color) en las propias constructoras de cada inmueble del Gaiás, suscribiendo con estas sendos modificados de obra para incorporar a los costes inicialmente pactados los gastos extra en roca que ahora deben afrontar. Se desconoce a cuánto ascienden estos y qué dinero, sobre el global acordado en inicio dejaron de percibir Campo Lombao y sus socios tras romper con ellos el bipartito.

De momento, los responsables de la biblioteca y el museo han recurrido, con el plácet de Cultura, a importar de Brasil el material de cubrición, algo que López-Chaves cree «contradictorio», dado que Galicia «posee una notable riqueza de rocas ornamentales con una industria asociada que genera elevado empleo y facturación».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos

La Xunta importa piedra de Brasil para revestir el Gaiás tras romper con los suministradores gallegos