La investigación del atentado de Cangas apunta a Resistencia Galega


Los primeros datos no dejan lugar a dudas y refuerzan la teoría de que el atentado de Cangas fue cometido por independentistas agrupados en Resistencia Galega, un movimiento que aglutina a colectivos juveniles y sociales enfrentados a intereses económicos relacionados con la construcción, las inmobiliarias y el turismo, que ellos consideran perjudiciales para Galicia y que se encuentran en su punto de mira junto a otras organizaciones empresariales a las que definen como españolistas.

La bomba casera colocada la madrugada del jueves en la inmobiliaria canguesa responde a esa supuesta defensa de Galicia, y en un municipio que ha destacado por su auge urbanístico y que ya en mayo fue objetivo de Resistencia Galega, que puso una bomba en un chalé en construcción y que fue explosionada por la Guardia Civil.

La bomba del jueves, cuyos restos están siendo analizados, podría estar compuesta por pólvora cloratada, como indicó ayer el subdelegado del Gobierno en Pontevedra, Delfín Fernández. El material explosivo se encontraba dentro de un recipiente de plástico. Un sistema de retardo permitió alejarse del lugar a los autores -algunas fuentes hablan de tres jóvenes- solo minutos antes de la colocación del artefacto en la ventana de la inmobiliaria Morrazo.

La bomba pudo haber causado daños mayores, ya que las personas que habían cenado poco antes de la explosión en restaurantes de la zona estuvieron muy cerca del artefacto.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

La investigación del atentado de Cangas apunta a Resistencia Galega