Freixenet pujará para quedarse con el Pazo Baión, requisado a Laureano Oubiña

El BOE ha publicado el concurso público, en el que se han implantado una serie de medidas para evitar que se presenten a la puja sociedades pantalla propiedad de «narcos».


Freixenet, la firma catalana que explota el Pazo de Baión, pujará para quedarse con la granja de Fontán, en la que está asentado este pazo, según han informado hoy a Efe fuentes de esta empresa.

El Boletín Oficial del Estado (BOE) ha publicado hoy el concurso público que permitirá la adjudicación de esta propiedad a una empresa del sector vitivinícola, que lleve más de cuatro años en el mercado y tenga una facturación anual de al menos cinco millones de euros.

Estas medidas fueron implantado para evitar que se presenten a esta puja sociedades pantalla propiedad de «narcos».

Además de la granja de Fontán serán adjudicadas la empresa comercial Oula, Albariño Baión y otras propiedades de Laureano Oubiña.

Adolfo Heredia, responsable de Freixenet en la explotación del Pazo Baión, indicó a Efe que «la firma pujará fuerte por quedarse con el pazo, porque llevamos trece años con la explotación, estamos contentos y queremos quedarnos con la finca para recuperar su esplendor».

Heredia señaló que «la bodega dispone de la tecnología que se requiere actualmente, hicimos una fuerte inversión, pero la plantación está envejecida y el pazo requiere una gran inversión, ya que los anteriores propietarios lo dejaron muy abandonado».

La intención de Freixenet, en esta finca, «es restablecer la nobleza del pazo, porque se hicieron algunas obras carentes de armonía y además pretendemos poner en uso esas instalaciones», indicó.

Sobre la posibilidad de incorporar a un grupo de toxicómanos rehabilitados a esta explotación, el responsable de Freixenet no lo descarta e indicó que «es algo que debe de estudiarse, porque si se recupera el pazo y otras instalaciones se necesitará más personal y esa posibilidad existe».

El nueve de enero de 1995, el juez Carlos Bueren intervino el Pazo de Baión, propiedad del narcotraficante Laureano Oubiña, y Baltasar Garzón embargó el patrimonio de los Oubiña para responder a la multa de 15 millones de euros, impuesta en la sentencia de la operación «Nécora».

La Mesa de Coordinación de Adjudicaciones del Plan Nacional sobre Drogas, en el transcurso del próximo año, otorgará la propiedad de la granja de Fontaán, a la mejor opción.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Freixenet pujará para quedarse con el Pazo Baión, requisado a Laureano Oubiña