El Niño deja en Ferrol el mayor premio de la historia de la ciudad

B. Couce FERROL

GALICIA

J. Pardo

La urbe recibió 34 millones de euros, pero hacía un siglo que no ganaba una cifra importante Vilagarcía fue agraciada con 700.000 euros correspondientes a un tercero

06 ene 2007 . Actualizado a las 06:00 h.

Ferrol recibió ayer el mayor regalo de la lotería navideña de su historia. El número 92034, primer premio del sorteo del Niño, repartió en la ciudad naval 34 millones de euros, 5.600 millones de las antiguas pesetas. Por fin, la suerte dejó de ser esquiva con Ferrol, que ha tenido que esperar casi un siglo, exactamente 92 años, para resultar de nuevo agraciada con una lluvia de millones. La administración número 6, ubicada en el barrio de O Inferniño, vendió los boletos. En total, repartió 170 décimos, «uno a uno y en ventanilla», explicó el propietario del establecimiento, Julio Rey Regueiro, quien aseguró que habían quedado sin vender otros 30. En total, la fortuna dejó en la ciudad 34 millones, la mayoría entre los vecinos de la zona, un barrio obrero de la ciudad. Completamente desbordado por la atención mediática y con el incesante ruido de los teléfonos como telón de fondo, Rey explicó que, en los 25 años de vida de la administración -que primero regentó su padre y que él asumió en 1995- la de ayer fue la primera ocasión que repartió tanto dinero. Su progenitor había vendido décimos de un segundo premio de la lotería de Navidad, pero con un importe mucho menor. No era de los fijos Además, Julio Rey explicó que no se había quedado con ningún boleto del 92034, aunque se mostró muy satisfecho por haber hecho feliz a tantos vecinos. El azar quiso que la fortuna se parase en esta administración, puesto que el número no formaba parte del listado de los fijos del establecimiento. Inicialmente, la noticia corrió despacio por la ciudad. Media hora después de haberse celebrado el sorteo, el único que se había acercado por el despacho, aún noqueado por la impresión, había sido un joven fontanero de 22 años, que había comprado un décimo a medias con su novia. Poco después comenzaron a llegar otros premiados, vecinos y curiosos. Y se repitieron los clásicos: la colocación del cartel con el número en el local, los baños de champán, las lágrimas y los saltos de alegría. Ayer, en O Inferniño se congratulaban de que el premio estuviese tan repartido, «porque el dinero se quedará en Ferrol». Como sucede en estos casos, la mayoría dijo que empleará el dinero en «tapar agujeros». El Niño también hizo parada en Vilagarcía para hacer justicia después de los incendios del verano, la contaminación del Umia y las riadas de noviembre. Un tercer premio se vendió de forma íntegra en la capital de la ría. El número afortunado es el 40696 y se comercializó en su totalidad en la administración número cinco de Vilagarcía. Dejó 700.000 euros muy repartidos en la ciudad.