El 2006 invierte la racha de sequía y confirma el calentamiento en Galicia

La media de las temperaturas máximas superó hasta en dos grados el valor normal Incendios y riadas manifiestan un aumento de los fenómenos meteorológicos adversos


redacción

Con un aumento de temperaturas de hasta dos grados sobre los valores normales y catástrofes naturales de signo contrario, desde los incendios de agosto hasta las inundaciones de noviembre, el año 2006 se despide en Galicia tal y como vaticinan los expertos que será el clima global en un futuro cercano, más cálido y propenso a los fenómenos adversos.Las precipitaciones del otoño, con ser ruinosas, permitieron invertir la tendencia seca que se arrastraba desde el año 2004 y que el pasado agosto convirtió los montes gallegos en un polvorín. Sólo en marzo había llovido por encima de lo normal y así ocurrió que, en menos de dos meses, un año que se presumía árido pasó a registrar superávit de lluvia en las cuatro provincias, según MeteoGalicia. La Costa da Morte y las comarcas limítrofes que se extienden hacia el interior de A Coruña; las Rías Baixas y los territorios pontevedreses al oeste de la Dorsal, y en menor medida las zonas altas de Lugo y Ourense, fueron este año las áreas más lluviosas. En octubre, las cantidades recogidas triplicaron los valores normales, y si en Ourense bastaban 75 litros por metro cuadrado para cumplir el cupo mensual, al final cayeron 288. Desfases parecidos se produjeron en la costa, con Pontevedra acostumbrada a 166 litros y saturada este octubre con 436, que es tanto o más de lo que cae al año en Murcia o en Salamanca. «Cuando dicen que el clima de Galicia es casi mediterráneo es que no deben de mirar lo que llueve», advierte la meteoróloga Ana Lage. Los chaparrones provocaron daños cuantiosos, pero a nivel climático el balance del 2006 incide en el calentamiento. Hubo récords de temperaturas máximas absolutas en Pontevedra, Ourense y A Coruña, y las medias de las diurnas llegaron a superar los valores normales en casi dos grados, exactamente 1,9 en Pontevedra y 1,7 en Santiago. En estas dos ciudades, las medias de las temperaturas nocturnas también concluyeron 1,4 y 1,8 grados por encima de lo normal, respectivamente, y junto con A Coruña y Lugo, sus valores medios rebasaron el umbral de la normalidad todos los meses entre marzo y noviembre. En Pontevedra, singular por cuanto registró medidas que nunca se habían alcanzado desde 1955, la temperatura media de abril a diciembre del 2006 discurrió dos grados por encima de la de los últimos treinta años.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El 2006 invierte la racha de sequía y confirma el calentamiento en Galicia