Los náufragos de la «Ariete» reviven su salvación en Lira

Medio centenar de tripulantes de la fragata asistieron en Carnota a un emotivo acto en el que se conmemoró el 40 aniversario de un hundimiento sin víctimas


corresponsal en Carnota

Los náufragos de la fragata Ariete , que embarrancó en la costa de Carnota en febrero de 1966, se reunieron ayer en Lira, en torno al santuario de la Virgen de los Remedios, para agradecer al pueblo lirense su participación en el rescate de la tripulación del navío de la Armada. Una parte de aquellos militares revivió el episodio de su salvación.El estricto protocolo establecido para recordar el cuarenta aniversario del hundimiento del buque militar en la playa de Ardeleiro fue roto por el ansia del medio centenar de náufragos de entonces, quienes, por encima de todo, deseaban contactar con el vecindario para recordar el siniestro y agradecerle su entrega en el rescate de la tripulación de la Ariete . Incluso aprovecharon la ocasión para abrazar a compañeros a los que llevaban años sin ver. A media mañana se inauguró un monolito pétreo en el que figura como inscripción: «Ariete 1966. Acción Humanitaria». El símbolo está colocado en el mismo lugar al que llegó el navío siniestrado. El alcalde de Carnota, Xosé Manuel García; el almirante jefe del Arsenal de Ferrol, Francisco Cañete; el patrón mayor de Lira, Juan Manuel Gómez; y varios militares y miembros de la comisión de fiestas de Os Remedios presidieron el acto. El regidor comparó el siniestro de la Ariete con el del Prestig e y dijo recordar un olor similar a fuel que impregnaba todo el ambiente, así como la labor humanitaria dispensada por el vecindario en ambas ocasiones. Gómez Leis, ahora presidente del pósito, manifestó haber colaborado en el rescate de los náufragos. Cuando se produjo el hundimiento, Gómez Leis tenía 17 años y, pese al tiempo transcurrido, recordó que el primer marino arrebatado al mar le había preguntado, agradecido: «¿Dónde estamos, señor?». No menos entrañable fue la intervención de uno de los náufragos, el teniente de navío Ramón Chacón, quien hizo referencia al rescate y resaltó el hecho de que no hubiese víctimas: «Gracias a la mediación de la Virgen de los Remedios, y a la labor humanitaria del pueblo de Lira, en especial la de sus mujeres, quienes se arriesgaron sin miramientos, en una noche invernal, para salvarnos». Estas palabras llenaron de orgullo a los lirenses y de recuerdos a sus compañeros.Después de este acto lleno de agradecimientos, en el que la emoción embargó a todos los presentes, la comitiva oficial se mezcló con los vecinos y devotos que acudieron a Lira para asistir a la celebración de las celebraciones festivas de la Virgen de los Remedios. Al concluir la misa solemne, otro de los náufragos, el capitán de navío José Luis del Corral, hizo un relatorio de lo acaecido el 25 de febrero de 1966 en la costa de Lira: «La Armada, y los náufragos de la Ariete, siempre recordaremos lo que hicisteis en aquella ocasión». Este militar rememoró con emoción: «A mí fue una mujer la que me ayudó a llegar a tierra, y al verme a salvo, observé que estaba encinta». «También agradecemos al Concello de Carnota, a la cofradía y a la comisión de fiestas de Os Remedios el permitirnos participar de esta celebración gozosa», concluyó.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Los náufragos de la «Ariete» reviven su salvación en Lira