La competencia mundial exige una fusión por áreas de los puertos gallegos

La suma de instalaciones próximas permitiría reducir costes y mejorar la calidad de los servicios Las terminales han pasado de ser lugares de refugio a convertirse en captadores de tráficos marítimos


director del instituto universitario de estudios marítimos

Las señales del mercado marítimo a escala global han provocado que los puertos hayan dado el salto de simple refugio cotidiano a captadores de tráficos marítimos, buscando la concentración de los centros de cargas con el objetivo de reducir las escalas. La finalidad primordial ahora es la eficiencia. Y ese concepto se mide por la productividad y la reducción de todos los costes de insumos necesarios para operar y mantener las instalaciones portuarias. Los puertos exteriores de A Coruña y de Ferrol deben no perder de vista estos cambios y afrontar las tendencias y escenarios previsibles.La creciente competencia portuaria se libra en precios, rutas, tecnología, plazo de entrega de mercancías y en seguridad. La emergencia de las terminales de carga permite agilizar las funciones de los operadores y transportar todo tipo de productos manufacturados. En ese sentido, las propuestas de los nuevos puertos coruñés y ferrolano deben fundamentarse en favorecer las nuevas prestaciones de servicios, unas mejoras en el suministro y oferta de equipamientos y un nuevo marco jurídico que contemple la participación privada. Es preciso propiciar el aumento de la productividad por medio de dos vectores. El primero consiste en generar nuevas oportunidades de negocios. El segundo es prestar mejores servicios a los clientes optimizando la calidad de la información y el intercambio intercambios de datos, a través de mejores equipos de manipulación de cargas y mediante un más óptimo sistema de atraques que permitan reducir la estadía de los barcos en los puertos.Nueva perspectivaEn suma, la nueva perspectiva del área metropolitana debiera cambiar el antiguo concepto de territorio y flujos comerciales cautivos por el nuevo paradigma consistente en ampliar la zona de influencia de los puertos. Y para ello se debe promover la libertad de entrada y salida de operadores privados en las terminales marítimas, adecuando el marco reglamentario para no excluir a ningún agente económico. Se busca, por tanto, un «crecimiento hacia fuera», siempre bajo la igualdad de condiciones para todos los agentes económicos, sin la utilización de cláusulas de privilegios adquiridos y condiciones de abuso dominante. En suma, encarar la articulación de una dinámica de redes en el transporte marítimo bajo la perspectiva de una apuesta por la competitividad y por el crecimiento de centros de carga portuarios. Galicia presenta una amplia diseminación y atomización de infraestructuras que hay que concentrar. La alternativa pasa por la agregación de aquellas instalaciones portuarias próximas y dependientes de un mismo hinterland (área) en una única entidad de gestión. Se trataría de reforzar la unidad de acción, enfocar con mayor eficiencia las tareas de reducción de barreras administrativas, de regulación de acceso de servicios y de localización de mercancías. Se trata de presentar una oferta muy especializada, muy flexible y adaptable y muy innovadora. Los objetivos se deben centrar en alcanzar un mayor poder de mercado y captación de tráficos para las áreas del interior, hasta 450 kilómetros adentro; esto es, hasta Valladolid.EspecializaciónEsta idea, que bien pudiera bautizarse como Port-Hércules, uniría por agregación las distintas instalaciones existentes del hinterland ártabro allá por el año 2010. La zona escogida dispondría de un amplio y renovado puerto en Ferrol, con terminales específicos para graneles sólidos, mercancías en general y contenedores; un puerto gasístico de primer nivel en Mugardos; un puerto pesquero y sede de industrias de elaboración y transformación de productos de la pesca y acuicultura en Sada; un puerto de cruceros y de recreo junto a otro de turismo náutico y centro de ocio marítimo en A Coruña; y un amplio y seguro puerto con terminales específicas para refino, graneles sólidos y contenedores en punta Langosteira.Esta concepción de espacios amplios así como la suma agregada de ofertas marítimas sería la respuesta gallega a los nuevos tráficos y servicios marítimos globales. Ejemplos como la agregación de Nueva York y Nueva Jersey (NY/NJ) en una única entidad portuaria de gestión; o la más reciente de Nantes/Saint Nazaire, en Francia, o la reformulación de los grandes puertos del Range Northern, como Amberes, Rotterdam, Bremenhaven, Hamburgo, indican el camino a seguir.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

La competencia mundial exige una fusión por áreas de los puertos gallegos