Los duques de Lugo ganan el jubileo

Crónica | La familia real en Galicia La infanta Elena, Jaime de Marichalar y sus hijos asistieron a misa en la catedral de Santiago y disfrutaron del San Froilán.


santiago

En el maletero del todoterreno que conducía Jaime de Marichalar estaba todo preparado para la caminata. Cayados, sombreros, calabazas y capas para recorrer un par de kilómetros de la Ruta Xacobea a su paso por el municipio de O Pino. Pero hacerlo no sólo hubiera sido incómodo por el viento y la lluvia, sino que se podría considerar una temeridad. «Una lástima de tiempo», se le oyó decir a la infanta Elena. La familia prefirió quedarse en el Hostal dos Reis Católicos hasta el mediodía, hora en la que el presidente de la Xunta y el alcalde de Santiago les esperaban en la puerta de la Acibechería para asistir a la Misa del Peregrino, ganando así el jubileo.Todo resultó un poco caótico. Las entradas estaban bloqueadas, caían jarros de agua y los peregrinos y turistas querían pasar al interior a toda costa, por lo que las medidas impuestas por la seguridad de la Casa Real volvieron a calentar los ánimos, como ocurrió el viernes. La ceremonia, celebrada por el arzobispo Julián Barrio, fue larga como pocas en este año santo, pero tuvo un animador de excepción: el infante Felipe Juan Froilán de Todos los Santos de Marichalar y de Borbón. Estuvo un poco más pacífico que en la boda de su tío, pero inquieto en cualquier caso. Sólo el sonido del órgano barroco y las partes cantadas de la misa lograron entretener al primogénito.Froilán y Victoria FedericaY por supuesto, el botafumeiro: Froilán y su hermana Victoria Federica (que no paró de jugar con un par de calcetines que llevaba en la mano) se pegaron como lapas a su padre y a su madre respectivamente para ver el vuelo del incensario con un poco de temor asomado en los rostros. Al acabar, nuevo baño de masas y de lluvia, y sin tiempo para nada más salieron hacia Lugo, parando en una casa rural de Palas de Rei para comer.Ya en la capital lucense, la gente aguantó la lluvia y la media hora de retraso para darles la bienvenida en la plaza Maior. Fueron recibidos en el Concello, donde obsequiaron a Froilán y Victoria Federica con sendos trajes tradicionales. La jornada concluyó con una cena en un restaurante de Nadela.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Los duques de Lugo ganan el jubileo