La Guardia Civil rastrea el río Neira en busca de... un cocodrilo

Una denuncia y la alarma social desatada llevaron a los agentes y a técnicos de Medio Ambiente a peinar tres kilómetros de cauce, pero siguen sin encontrar rastro del saurio


d.?c. / x.?c.| lugo

Aunque la cuota de audiencia de los documentales de la 2 debe de ser muy baja en la zona, en varias aldeas situadas a la ribera del río Neira, en los municipios de O Corgo y O Páramo, cerca de Lugo, existe la creencia generalizada de que en sus aguas hay un cocodrilo. Lo vieron unas niñas, el caminero, un ex policía local retirado... Casi todos, menos la Guardia Civil y los técnicos de Medio Ambiente, que acudieron a la zona ante el gran revuelo suscitado. No sería de extrañar, de certificarse la presencia del saurio, que también aparecieran los del National Geographic, sobre todo, por la rareza de que un animal de estas características sobreviva en las frías aguas de dicha corriente fluvial.La noticia del avistamiento comenzó a ser comentario generalizado en la misa, en el médico, en las tabernas y en otros foros de la zona hace ya un par de semanas. Unas niñas que volvían del colegio en el autobús escolar vieron al bicho tomando el sol cerca de un puente. «Tiña uns ollos grandes coma un prato», dijo una. A partir de ese momento, el «fenómeno cocodrilo» fue creciendo de forma espectacular hasta ser tema de conversación permanente.La denunciaHace unos días, un vecino de Cerceda que ejerció durante muchos años como policía local en el País Vasco y que actualmente se encuentra retirado, presentó una denuncia ante la Guardia Civil y les advirtió no sólo de lo que estaba pasando, sino de que también él había visto el reptil en dos ocasiones mientras estaba pescando; y de su propio temor a que el exótico animal atacara a alguien.Es posible que los agentes que lo atendieron se quedasen boquiabiertos con el relato, pero lo cierto es que efectivos de la Benemérita se desplazaron al lugar y recorrieron los tres últimos kilómetros de río. No hallaron ni rastro del cocodrilo o caimán, pero sí a numerosos vecinos que les aseguraron haber visto un reptil de gran tamaño. Quienes tampoco vieron nada extraño fueron los funcionarios de Medio Ambiente desplazados al lugar. ¿Qué es realmente lo que ven? Ésa es una gran pregunta. Hay quienes aseguran que, en efecto, puede ser un cocodrilo abandonado por el dueño de un circo o alguien que lo tuvo en cautividad. Otros dicen que puede tratarse de una iguana. Según algunos expertos, es difícil que ambas especies puedan sobrevivir aquí. Además, en esta época y con la temperatura del agua, estarían aletargadas.Tercera teoríaExiste otra teoría a mayores. La que hace referencia a un invento de los dueños de prados que no quieren que los pescadores que acuden a la zona, por ser tramo libre, se los pisoteen.La Guardia Civil enviará, en todo caso, a un equipo de especialistas subacuáticos, los GEA, para rastrear el río a conciencia y calmar los temores de la población.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

La Guardia Civil rastrea el río Neira en busca de... un cocodrilo