Un paso a nivel sin barrera en O Corgo se cobra la tercera víctima mortal en sólo cinco meses

El coche, un Ford Orion, fue desplazado unos cien metros por el tren y tuvo que ser retirado con un tractor


LUGO

El vecino de O Corgo (Lugo), Francisco José Novo López, murió a las 11.40 horas de ayer tras ser arrollado el vehículo que conducía por el tren de viajeros número 2640 en el paso a nivel sin barrera de Escoureda. Novo López, de 46 años, casado y padre de dos hijas, es la tercera víctima mortal habida en los últimos cinco meses en el paso a nivel que más protestas ha generado en la provincia lucense.La víctima, que trabajaba en Oural, era muy conocido en la zona y vivía a escasos metros del lugar de los hechos, en la casa conocida como de Chousa. Viajaba solo en un Ford Orion, matrícula LU-6400-U, que quedó completamente destrozado tras recibir el impacto del tren en el lateral derecho del coche. El convoy circulaba por la vía que comunica Palencia y A Coruña, en dirección a Monforte. Los pasajeros del tren salieron ilesos y fueron trasladados en taxi a Sarria y a otras localidades cercanas.Un tractorLas labores para retirar el turismo de la vía duraron unas dos horas y el tráfico quedó restablecido el tráfico alrededor de las dos de la tarde. La Guardia Civil tuvo que utilizar un tractor para llegar hasta el puente sobre el río Neira, donde quedó el vehículo tras ser desplazado por el tren más de cien metros. El siniestro generó gran malestar entre los vecinos que, cansados de protestar, recordaron que Renfe había anunciado para marzo la instalación de una barrera automática. Los intentos por conseguir una valoración de la empresa ferroviaria fueron ayer infructuosos. Mientras, el parlamentario del BNG, Francisco Rodríguez, pidió una reunión con el responsable de Renfe para exigir las obras.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Un paso a nivel sin barrera en O Corgo se cobra la tercera víctima mortal en sólo cinco meses