Un tren de época descarrila en Pontedeume a causa del deterioro de las traviesas

Fueron dos minutos y quinientos metros de pánico. El tren que hacía el segundo recorrido de la conmemoración de los 125 años de la línea Lugo-A Coruña descarriló a las 13.05 en Boebre, Pontedeume. Después del suceso, sin víctimas, el convoy formado por una máquina a vapor Mikado y cinco vagones se mantenía en difícil equlibrio entre las traviesas rotas. Los promotores del viaje barajan la hipótesis de que el mal estado de éstas fue la causa del suceso.


BETANZOS

Durante la tarde de ayer, operarios de Renfe intentaron sin éxito retirar los vagones. La máquina fue trasladada a Pontedeume y el tráfico quedó cortado toda la noche.En el interior de los vagones del tren de As Mariñas, bautizado así para la ocasión, durante unos interminables minutos el paisaje lo componían «las caras desencajadas de los viajeros». Así describía el descarrilamiento Carmen Castiñeiras, una de los cincuenta pasajeros que vieron como un viaje hasta entonces normal parecía convertirse en una pesadilla.El convoy mantuvo la verticalidad en todo momento, pero durante apenas medio kilómetro lo difícil para los pasajeros fue mantenerse en pie. El vaivén del tren, que salvo la locomotora circulaba fuera de la vía, provocó que algunas personas se cayeran al suelo y que el resto se agarrara a cualquier objeto para evitar los golpes.La rápida reacción del maquinista, según algunos testigos, evitó que el convoy perdiera el control y que las consecuencias fueran más graves. Hasta ese momento, el viaje había sido normal. Los cincuenta excursionistas disfrutaban del paisaje charlando y haciendo fotografías. Pero a la altura del punto kilométrico veinte, el tren comenzó a tambalearse y mientras unos viajeros se alarmaron, otros fueron presa del pánico.Trayectos afectadosEl tramo en el que ocurrió el descarrilamiento quedó cortado al tráfico ferroviario, afectando a todas las líneas A Coruña-Ferrol y Ferrol-Madrid.Los regionales A Coruña-Ferrol (de las 15.10 y 20.40 horas) y Ferrol-A Coruña (14.40 y 20.10) sufrieron variaciones en sus trayectos, que podrían repetirse hoy. Los procedentes de A Coruña se detuvieron en Betanzos y sus viajeros fueron transportados hasta Pontedeume, donde prosiguieron el viaje en tren. De Ferrol a A Coruña, el viaje se realizó en autobús entre Pontedeume y Betanzos.El Atlántico Expresso Ferrol- Madrid salió de A Coruña, y los pasajeros que sacaron el billete con anterioridad fueron traslados en autobús hasta la estación de Betanzos-Infesta para unirse al viaje con normalidad.A última hora de ayer, no había sido posible retirar los vagones y ni el ténder adosado a la locomotora, por lo que, según fuentes próximas a Renfe, el restablecimiento del tráfico ferroviario se retrasará más de lo inicialmente previsto por los técnicos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Un tren de época descarrila en Pontedeume a causa del deterioro de las traviesas