La fervenza del Xallas se abrirá en el futuro «sin límite de tiempo»

Fraga presidió la «inauguración» oficial de la apertura de la cascada de Ézaro Aunque la cascada en la que desemboca el río Xallas, en el Concello de Dumbría, es visible dos horas todos los domingos desde el pasado mes de julio, hasta ayer no fue inaugurada oficialmente. En su discurso, Juan Miguel Villar Mir, presidente de Ferroatlántica _empresa propietaria del embalse_ anunció que la fervenza podría ser vista en el futuro «sin límite de tiempo». Al acto de apertura de la catarata acudieron el presidente de la Xunta, el conselleiro de Medio Ambiente, Carlos del Álamo; y el propio Villar Mir. Manuel Fraga visitó con anterioridad el castillo de Ameixenda, situado en el municipio de Cee.


DUMBRÍA

Manuel Fraga llegó pasado el mediodía a los pies de la fervenza del Xallas, en Ézaro, único río de Europa que desemboca con caída directa en el mar y que, desde que Ferroatlántica construyó el embalse de Santa Uxía hace trece años, solo se podía ver en época de lluvias para liberar los excedentes. Desde el pasado mes de julio, todos los domingos, de doce a dos, la empresa abre las compuertas para que sirva de atracción turística.Fraga, junto a más de mil personas, procedió ayer a la inauguración oficial de la apertura. También descubrió una placa conmemorativa. «Coñecemos proxectos viables para o mellor progreso desta fermosa comarca, pero sen renunciar á evocadora riqueza tradicional, nin ós atraíntes recursos humanos», afirmó.Asimismo agradeció a los responsables de Ferroatlántica que izasen las compuertas de sus embalses para comtemplar «este admirable espectáculo».Por su parte, Villar Mir apuntó que la mediación del líder de los populares gallegos había sido determinante en la recuperación de la fervenza: «Fraga me dio el mandato de buscar una solución para la solicitud de la asociación Neria de abrir la catarata. Lo que hoy se puede ver es la consecuencia de ese mandato».Julio Díaz Rellán, presidente de Neria, aprovechó la ocasión para solicitar a Ferroatlántica la construcción de un museo de maquinaria antigua y que se recubran los tubos de las centrales para «evitar o impacto visual que supoñen». También demandó a Fraga un centro de rehabilitación de drogodependientes en la Costa da Morte.Fraga visitó con anterioridad el castillo de Ameixenda, en Cee. Los miembros de esta corporación le solicitaron ayuda para comprar la fortaleza.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

La fervenza del Xallas se abrirá en el futuro «sin límite de tiempo»