Todas las consellerías gestionarán a la vez los trámites empresariales

Deberán resolver los expedientes más sencillos en un plazo máximo de tres meses


santiago / la voz

La Lei de Reactivación Económica irá por la vía rápida en todos los sentidos. Por su tramitación, que el grupo parlamentario del PP va a agilizar para que se pueda debatir y aprobar en febrero; y por su contenido, dirigido en casi todo su articulado a acelerar al máximo el periplo administrativo que deben recorrer las empresas que quieren invertir en Galicia. El presidente de la Xunta adelantó esta semana algunos de sus contenidos porque la ocasión lo pedía, ya que este miércoles se celebraba una reunión del comité que analiza los 108 proyectos que aspiran a recibir fondos de la UE. La agilidad para resolver esas partidas fue la chispa para generar un texto legal con vocación de continuidad y utilidad para cualquier emprendedor. Con carácter general, la ley busca la simplificación administrativa, evitar duplicidades, acelerar las inversiones y tramitar con seguridad jurídica en menos tiempo para que las instituciones públicas no sean un obstáculo y pasen a ser aliadas de la iniciativa privada. «Queremos cambiar a cultura administrativa», resumió Alberto Núñez Feijoo.

El jefe del Ejecutivo también asumió que algunas de las medidas que se lancen van a suponer «estrés e tensións» para los diferentes departamentos de la Xunta, que deberán tratar de sacar adelante los informes en un plazo máximo de tres meses, porque, de lo contrario, serán favorables por silencio administrativo a efectos autonómicos. Además, se acaba con un protocolo que tradicionalmente demoraba las gestiones y desesperaba a los solicitantes, y es que el visto bueno en un departamento podía ser llave para que otro distinto iniciase la siguiente revisión del expediente. Ahora no será así, porque todas las consellerías y sus organismos tendrán el reto de avanzar al mismo tiempo y con el plazo máximo fijado en los tres meses para los trámites más sencillos. Habrá excepciones para los grandes expedientes, los más largos y complejos, para los que también habrá sensibles recortes en los tiempos. Así, un proyecto de generación eléctrica, cuya tramitación media alcanza los 28 meses, tendrá un tiempo máximo de gestión de doce; con un parque eólico se están ocupando dos años de papeleos, y ahora deberán estar informados en uno.

Para adquirir propiedades

La dinamización administrativa vendrá acompañada de bonificaciones. El texto normativo se referirá a iniciativas «promovidas por startups, emprendedores e outras pequenas empresas», que tendrán beneficios fiscales en las transmisiones onerosas y los actos jurídicos documentados que afecten a la adquisición de inmuebles relacionados con la actividad en las zonas poco pobladas. Regirá la norma del impuesto cero en el rural, mientras que en las áreas urbanas (el 8 % del territorio) se pagará el 50 % de esos gastos. La lei también atañe a los ayuntamientos, que deberán simplificar los mecanismos para la obtención de licencias de edificación o rehabilitación hasta resolverse en un margen de entre dos y cuatro semanas cuando la gestión se haga a través de empresas certificadoras.

El anteproyecto de ley deja en manos de la Consellería de Economía el impulso de nuevas medidas para apoyar a los emprendedores, que contarán con unos catálogos por sectores de actividad que recogerán todos los trámites exigibles para la implantación de iniciativas empresariales, unas guías con las que se quieren hacer más comprensibles todos los pasos y mejorar la planificación.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Todas las consellerías gestionarán a la vez los trámites empresariales