Enredadas, el proyecto que teje el futuro de la tradición

El plan amplía a sectores muy distintos el oficio de redeira, al tiempo que mejora la situación económica de este colectivoredeiras de corme han colaborado con firmas de moda como loeweel programa permite abrir nuevos mercados a una técnica tradicional


Son el sustento de todo un sector económico, vitales para las labores del mar y el pilar económico de muchas familias de las poblaciones costeras de Galicia. Son una red de seguridad que tejen y retejen cada día con sus manos. Y son una de las señas de identidad de la Galicia marítima. Las redeiras -hay en el Rexistro Xeral de Artesanía 199 mujeres y dos hombres- es una profesión con amarres solventes en la tradición pero que navega ya hacia el futuro. Y en esa travesía lleva desde el 2012 participando la Administración autonómica a través de la Fundación Artesanía de Galicia y la Consellería do Mar con un proyecto, Enredadas, que ya ha sido reconocido por las Premios Nacionales de Artesanía 2016 en la categoría Promociona para entidades públicas.

Las preguntas que surgen son, ¿qué tienen en común Burberry y Cariño ¿Qué conexión hay entre Loewe y Corme? En realidad, mucha. Porque gracias al proyecto Enredadas, Rosa y María Jesús, dos redeiras de Corme, han puesto en marcha una iniciativa en la que han colaborado con la prestigiosa firma española. Su historia se enreda con la de Rosalía Castro, una diseñadora de moda que trabaja en la actualidad para importantes industrias textiles y colaboradora del proyecto Enredadas. El proyecto de ambas redeiras surgió precisamente en los cursos que la diseñadora impartió en los años 2015 y 2016, centrado en la creación de bolsos.

«Na tempada de primavera-verán 2021 estase vendo un montón». Se refiere Castro a la aplicación de las redes en la moda, de plena tendencia. La diseñadora acaba de terminar un curso en Malpica que ha formado a prácticamente una docena de redeiras en el uso de sus técnicas para el sector de los complementos y la moda. También el covid-19 ha trastocado la celebración del curso, que finalmente se ha llevado a cabo en grupos limitados y también con parte a través de Internet y las redes sociales. Si en el 2015 se centró en darle una segunda vida a redes ya existentes de diferentes barcos a través de la creación de bolsos, mochilas y carteras combinando las redes y el tejido, en el 2016 las participantes se lanzaron a usar la máquina de coser y hacer patrones y también a bordar para hacer dibujos en las mochilas. En esta edición del 2020 los hilos han sido los protagonistas, porque han creado las redes ellas mismas. Trabajaron de dos formas: haciendo nudos con aguja o haciéndolos con la mano. «Algunhas están máis afeitas a facer a rede máis pequena porque traballan no cerco, outras fana máis grande» y eso también influye en el tiempo de trabajo de cada creación. Adriana, una redeira de Malpica, tardó un día entero en hacer un bolso, por ejemplo.

Rosalía Castro seleccionó los materiales y realizó unos bocetos de diseños, porque su papel es enseñar cómo pueden aplicar a sus conocimientos y a su labor diaria las tendencias en moda y complementos. Realizaron el mismo diseño con diferentes materiales y crearon bolsos para diferentes ocasiones (como de fiesta) y también confeccionaron desde casa otro diseño propuesto por Rosalía Castro. «A verdade é que saíron moitas cousas diferentes», explica la diseñadora. No solo realizaron bolsos. También cinturones, por ejemplo, y aplicaron las redes a diferentes prendas.

El programa Enredadas tiene múltiples objetivos. En primer lugar, procura fomentar el trabajo de las redeiras artesanas y de su oficio a través del apoyo a la diversificación de su actividad profesional. Eso permite además mejorar la situación económica del colectivo, fomentar su estabilidad laboral e incorporar a nuevas profesionales al sector.

Un mercado contemporáneo

El fomento de la colaboración intersectorial es otro de los objetivos fundamentales del programa porque permite a las redeiras abrir puertas a un mercado contemporáneo a través, entre otras cosas, de la experimentación con nuevos materiales y la mejora de las técnicas y de la calidad de los productos elaborados, para los que también hay un apoyo a su comercialización. Además, el proyecto tiene como valores la sostenibilidad y el impulso de la economía circular, así como el valor social.

Desde el año 2012 está en marcha este programa de formación especializada conformado por diferentes cursos, impartido por profesionales de varios sectores que tienen como fin actualizar la nueva actividad de las redeiras y establecer una colaboración intersectorial con diferentes agentes: moda, mobiliario, bisutería, complementos, fotografía, escaparatismo...

Uno de los últimos que se ha celebrado es el curso de diseño y aplicación de las técnicas de las redeiras al sector de la moda y los complementos, una formación que les permite conocer el proceso creativo, la experimentación con nuevos materiales y técnicas con la finalidad de crear nuevas colecciones de productos para su comercialización, pero no es ni mucho menos el único sector en el que pueden formarse las redeiras.

Nuevos conocimientos

Este año también se ha impartido un curso de técnicas complementarias al oficio tradicional, específicamente de corte y confección, así como otro de gestión básica de la actividad comercial, en concreto sobre análisis de producción y precios de venta que se realiza a través de Internet a lo largo de este mes de noviembre.

Además, está celebrándose el curso de iniciación para la aplicación de las técnicas de las redeiras al sector de la decoración, aprovechando que esta es una ventana de mercado en claro crecimiento y que permite vincular el diseño y las técnicas de las redeiras para crear nuevos productos vinculados al mundo del hogar. Este curso será impartido por Raquel Sousa, diseñadora de moda y creativa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Enredadas, el proyecto que teje el futuro de la tradición