Galicia sienta las bases para las empresas del futuro

Tamara Montero
t. montero REDACCIÓN / LA VOZ

GALICIA INNOVA

El proyecto de Sargadelos es uno de los ejemplos históricos de empresas que apuestan por el diseño como eje estratégico. En la imagen, una operaria en la factoría de Cervo
El proyecto de Sargadelos es uno de los ejemplos históricos de empresas que apuestan por el diseño como eje estratégico. En la imagen, una operaria en la factoría de Cervo PEPA LOSADA

El programa Deseño para a Innovación 2020 busca, a través de diferentes iniciativas, incorporar el diseño al tejido empresarial gallego para que se convierta en un factor estratégico en el mundo industrial para la competitividad y el desarrollo de todo tipo de proyectos

18 nov 2020 . Actualizado a las 18:36 h.

Su impronta en el imaginario colectivo está todavía muy ligada a la estética, pero el diseño, es en realidad mucho más. Es una mentalidad, una manera de entender el mundo. Es la herramienta con la que a través de la creatividad se pueden resolver problemas complejos. Es, al fin y al cabo, uno de los pilares en los que apoyar la Galicia del futuro.

Para cambiar esa idea que constriñe el diseño a la estética, la Xunta, a través de la Axencia Galega de Innovación (GAIN) ha puesto en marcha el programa Deseño para a Innovación 2020, una iniciativa pionera con la que se impulsa la innovación y la competitividad del tejido empresarial gallego a través de incorporar y sistematizar tanto el diseño industrial como el gráfico, de producto, vinculado a la organización, digital y multimedia.

Lo cierto es que las empresas que incorporan el diseño en su estrategia de negocio crecen el doble, porque les permite dar un salto cualitativo en la facturación, en el acceso a nuevos mercados y también en la productividad empresarial.

A través de diversos premios, la Xunta identifica nuevas ideas El programa Deseño para a Innovación 2020 busca mejorar el conocimiento y la compresión del diseño como factor estratégico para la innovación y la competitividad empresarial, así como capacitar a empresas y emprendedores para que inviertan en diseño y promuevan de este modo la innovación en nuevos productos, servicios, procesos y estrategias de negocio.

La Administración autonómica también busca a través de este programa poner en valor la figura del diseñador industrial como un elemento clave en la diferenciación de las empresas. A través de este cambio, Galicia ganará en competitividad gracias a compañías más innovadoras y con personal más cualificado.

Para poner las bases sobre las que el diseño puede contribuir de un modo más eficiente a la innovación y la competitividad, hace unos meses se inició un proceso de reflexión colectiva que lleva por nombre Deseño para a transformación. Fundamentos para un Deseño Galego de Futuro que trabaja en un manifiesto y una serie de principios de innovación desde el diseño para Galicia.

Además de Alberto Barreiro, consultor, profesor y codiseñador del programa Become de Kaospilot, el proyecto está liderado por Stef Silva, diseñadora experta en el método Futures Thinking, que consiste en anticiparse a las necesidades del futuro y las posibles soluciones desde el diseño. Como colaboradores participan profesionales de referencia en el sector como Carola Verschoor, Nuria Carballo y Manuel Vázquez, así como David Barro.

Premios a la innovación

Además, la Xunta mantiene abierto hasta el próximo 9 de diciembre el plazo de recepción de candidaturas para los Premios Galicia de Innovación e Deseño, una iniciativa con la que se reconoce a profesionales y empresas gallegas que tienen la innovación como un elemento clave para el desarrollo de su estrategia profesional y su crecimiento empresarial. Todos los premios, a excepción de las categorías honoríficas, tienen una dotación de 15.000 euros.

A estos premios hay que sumar también Materioteca, la nueva web del certamen de materiales innovadores de Galicia, un premio que tiene por objetivo identificar y reconocer los materiales más innovadores desarrollados recientemente por empresas y centros de conocimiento de Galicia. El plazo de recepción de candidaturas está abierto hasta el próximo 24 de febrero.

Los materiales que sea elegidos, además, pasarán a formar parte de la base de datos Materioteca de Galicia, que está operativa desde octubre y que permite consultar las fichas técnicas de una veintena de materiales con sello gallego que se han ido incorporando a lo largo del año y medio de funcionamiento del servicio.

Alberto Barreiro (en primer plano) y Stef Silva (de pie) coordinan el proyecto
Alberto Barreiro (en primer plano) y Stef Silva (de pie) coordinan el proyecto

alberto barreiro, COORDINADOR DEL TALLER

«El diseño es un gran espacio de diálogo»

El diseño es una manera de entender el mundo. Lo explica con claridad Alberto Barreiro, uno de los coordinadores del proyecto Deseño para a Transformación junto con Stef Silva, que se ha convertido en el catalizador de una conversación en la que deben intervenir muchas voces con un objetivo: diseñar juntos el país que queremos.

«Durante los últimos 30 años se han ido desarrollando disciplinas donde el diseño va más allá» de la concepción tradicional, explica Barreiro. «A raíz de la incorporación del diseño en los negocios se empieza a entender como una disciplina que permite una gestión distinta de los problemas desde una perspectiva humana». El diseño es mucho más que estética.

«Lo que estamos haciendo es un ejercicio de diseño estratégico». Así resume la tarea que están llevando a cabo el coordinador del programa, del que saldrá un manifiesto y unos principios básicos de diseño para Galicia. Se trata, ni más ni menos, de resolver problemas desde una perspectiva creativa y empática.

«Partimos de la realidad gallega, qué tipo de problemas tenemos que solucionar y cómo el diseño en su conjunto puede ayudar a empresas, a instituciones, a la sociedad, a los procesos educativos...».

Esa amplísima visión del diseño está reflejada en el grupo estratégico de Deseño para a Transformación, formado por profesionales gallegos de referencia internacional por representantes de la Asociación Galega de Deseñadores y del Clúster de Comunicación de Galicia, así como empresas tractoras en diseño e innovación: D-Due, Inditex, Paco & Lola, Tattoo Contract, By Arturo Álvarez y Finsa, además de un grupo de emprendedores. La Xunta, a través de la Fundación Artesanía de Galicia y la Axencia Galega de Innovación (Gain), también forma parte de la lista de participantes, que se completa con varios artistas y profesionales del ámbito educativo.

«Necesitamos nuevos modelos para el futuro»

«El diseño es un gran espacio de diálogo, porque lo que hace es incorporar puntos de vista diversos», afirma Alberto Barreiro. Y por eso un grupo heterogéneo, de ámbitos diferentes, ha puesto en marcha un proceso que a través de varios talleres está a punto de cristalizar en un manifiesto que coloque el diseño como una herramienta colectiva a disposición del futuro de Galicia. Se trata de un movimiento que parte de la identidad propia, de explorar las particularidades culturales que permiten enfocar la innovación desde una perspectiva única: la gallega. Todo, desde una perspectiva transformadora. «Es decir, buscar nuevos modelos y principios diferenciales sobre los que construir nuestro futuro», explica Alberto Barreiro utilizando un instrumento, el diseño, que permite abordar retos complejos desde la creatividad.

En definitiva, se trata de proyectar una marca Galicia desde el orgullo propio. «Galicia necesita ese impulso interno de crear una imagen positiva de nosotros mismos y proyectarla» y crear la Galicia de mañana de manera conjunta y sobre los principios del bienestar, los cuidados y la sostenibilidad.

David Barro afirma que el diseño estratégico es una llave que puede unir muchos ámbitos distintos
David Barro afirma que el diseño estratégico es una llave que puede unir muchos ámbitos distintos Álvaro Ballesteros

david barro, ASESOR DEL PROGRAMA

«Trátase sobre todo de conectar talento»

Se trata de buscar unos principios del diseño en Galicia, pero, sobre todo «de ir conformando unha comunidade de deseñadores, empresarios, artistas, de profesionais galegos que representen este desexo de transformar o noso contexto social e económico desde unha perspectiva de futuro». Es, al fin y al cabo, crear redes. «Trátase sobre todo de conectar talento, de fomentar o emprendemento desde a innovación», resume David Barro, director gerente de la Fundación Didac que ejerce de asesor del programa de Deseño para a Innovación 2020 de la Administración gallega.

«Estamos convencidos de que é precisamente coa cocreación transversal como se pode encarar mellor a complexidade que teñen os retos contemporáneos» y, entre otras cosas, reunificar mundos, como el humanístico y el científico. «O deseño estratéxico é como a chave que pode unir todo», explica Barro. Y esa llave, dentro del programa que asesora Barro, tiene como objetivo «posicionar Galicia como un territorio de referencia en Europa para innovar» y transformar ideas en actividad económica productiva.

«O deseño estratéxico ten que ser empático»

David Barro habla, como el resto de las personas que participan en el programa, de un concepto clave: la colaboración. Una colaboración desde la perspectiva cultural, la científica, la educativa que permita, por ejemplo, construir nuevos modelos empresariales que desarrollen habilidades y herramientas que contribuyan a la innovación social, a la economía circular... «Creo que nese sentido a riqueza e a diversidade natural de Galicia é unha oportunidade de futuro enorme», explica Barro.

El programa Deseño para a Innovación 2020 fija su mirada en el futuro, pero se apoya en el pasado, en una trayectoria histórica de innovación. Nombra David Barro primero la labor de Xaime Isla Couto con Zeltia, un ejemplo de diseño estratégico a finales de los años 30. El diseño estratégico que estaba en el centro mismo de aquel gran proyecto que modelaron Isaac Díaz Pardo y Luís Seoane: Sargadelos. Una manera de hacer que han recogido muchos años después otras grandes firmas gallegas como Finsa. «Pódese apostar polo deseño para facer cousas pero tamén para que sexa o deseño o que mova os principios totais dunha empresa».

En esos proyectos está también una identidad, una filosofía. «O deseño estratéxico ten que ser empático para que as cousas cheguen á sociedade e para que se conecten institucións científicas ou grandes modelos empresariais coa sociedade».

El camino ya ha empezado a transitarse, porque cada vez hay más empresas que apuestan por este lado estratégico del diseño, de utilizar el método creativo, de aprovechar el arte y su modo de cuestionar el mundo para avanzar.

«O deseño é o medio que pode unir un científico e o medio cultural» y después de un siglo XX marcado por la separación, el XXI eleva cada vez más los procesos creativos y los procesos científicos.