Las redes revolucionan las ventas

El comercio comprueba los beneficios que conlleva para la facturación digitalizar el negocio; la Xunta tiene en marcha para pymes y establecimientos minoristas


María López Niebla era todavía una niña cuando sus padres abrieron en el casco histórico de Ferrol un comercio textil. Eran los años 90 y el comercio electrónico de adquisición de productos y servicios a través de cualquier red de sistemas informáticos daba sus primeros pasos. Décadas después, María toma las riendas del negocio familiar y cuando las redes sociales comienzan a cobrar cada vez más protagonismo y a socializarse, la idea que barruntaba en su cabeza de compartir el canal físico de ventas con el virtual toma fuerza. «Era algo que quería hacer, pero me daba miedo lo desconocido». Una reunión informativa organizada por la Xunta de Galicia le dio el impulso que necesitaba, con ayudas para implantar el nuevo modelo de venta. Este mes se cumplirá un año desde que compatibiliza con sus clientes su presencia física, en la tienda Niebla, con la online. Las cifras muestran la dimensión que para el pequeño comercio significa embarcarse en el e-commerce. «La página web -creada por un profesional que vive a dos calles de mi negocio- muestra lo que hemos sido y lo que somos, con una parte más dinámica que aglutina la gestión del negocio con las novedades», explica María Niebla. «Somos como dos escaparates» y los cerca de 2.000 seguidores que compartía en Instagram se han convertido en 4.000 en apenas unos meses.

El contexto de crisis originado por la pandemia, que ha obligado a mantener cerrados los establecimientos durante dos meses de confinamiento, se ha visto compensado con estos nuevos modelos de venta. Les favorece el aumento de clientes, locales y del resto de España, que se traduce en un incremento de la facturación hasta en un 40 %. «Supone un gran esfuerzo, pero una enorme satisfacción». El ejemplo de María López Niebla no es el único. «Fuimos muchos los que nos animamos a llevar a cabo este proyecto», confirma.

Y más los que podrán formar parte del nuevo ecosistema de interacción comercial, que ha experimentado un crecimiento inesperado a causa de la pandemia. En este camino que pymes y comercio minorista han de recorrer cuentan con el respaldo de la Administración autonómica. El plan Galicia Exporta Dixital está diseñado precisamente para dar respaldo económico a iniciativas de las pequeñas y medianas empresas, además del comercio al por menor, encaminadas a evaluar y a realizar un diagnóstico sobre las posibilidades que se abren en varios ámbitos de negocio: la exportación, la internacionalización digital multicanal, adaptación y creación de tiendas en línea, entre otros.

Oportunidades

La oportunidad de que se incorporen, o incluso nazcan, nuevos proyectos con respaldo público está al alcance de quien decida encaminar su negocio hacia este universo. Lo pueden hacer a través de la nueva edición de Galicia Exporta Digital, para cuya convocatoria se habilita una partida de 3,6 millones de euros que se sumarían a los dos millones más de la edición previa. El comercio minorista es uno de los destinatarios del plan especialmente diseñado para pymes. Pequeñas y medianas empresas y establecimientos al por menor podrán obtener apoyo para efectuar valoraciones tendentes a iniciar el camino de la exportación y abrirse a nuevos mercados. Unas ayudas que también prevén dar cobertura financiera a planes de internacionalización digital multicanal, de mercado electrónico, para la creación y adecuación de tiendas online y catálogos virtuales para márketing y ventas en mercados electrónicos que requieran de la adquisición de software específico, entre otros. Las ayudas aportarán el 80 % de las inversiones realizadas. Se trata de subvenciones a fondo perdido y el plazo de presentación de solicitudes permanecerá abierto hasta el 30 de noviembre o hasta que se agote el crédito.

En el caso de las empresas, el respaldo financiero que se canaliza a través del Igape oscila entre los 25.000 y los 125.000 euros, cuantía que se reduce en el caso del comercio a un mínimo de 15.000 y un máximo de 100.000 euros, con efectivos máximos disponibles de 37.500 para empresas del sector agrario y 25.000 del pesquero.

El programa

¿Y qué gastos se respaldan? Pues aquellos relacionados con los propios de consultoría. Es decir, el proceso para la creación y adaptación de tiendas y catálogos online la elaboración de un diagnóstico sobre el potencial exportador digital, la redacción de planes de internacionalización digital multicanal y de mercados electrónicos, así como los gastos propios de asesoría jurídica y legal para embarcarse en la internacionalización digital. Los proyectos que se acojan a estos apoyos públicos incluirán para ser subvencionadas las tareas de software que aporten soluciones tecnológicas PIM, adquisición, programación a medida e integración de conectores entre plataformas con sistemas de información; de análisis y visualización de datos para elaborar cuadros de mando, además de inteligencia automatizada, entre otros. Se trata de activos intangibles que se acreditarían de acuerdo con una normativa elaborada al efecto.

Los comerciantes y empresarios interesados en acceder a este tipo de planes podrán hacerlo a través de la aplicación informática http://www.tramita.igape.es, desde donde se canaliza toda la información y en donde se presentarán las solicitudes por medio de un formulario habilitado al efecto.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Las redes revolucionan las ventas