Las pymes gallegas navegan hacia un futuro innovador

GALICIA INNOVA

M.MORALEJO

El programa InnovaPeme impulsará el I+D de 38 empresas de la comunidad, en una apuesta por generar valor dentro del tejido productivo de Galicia

26 oct 2020 . Actualizado a las 19:42 h.

Renovarse o morir. Ese es el mantra al que deben agarrarse las empresas que tengan la intención de seguir creciendo y mantenerse en un mercado tan cambiante como el actual. La apuesta por el I+D +i debe ser parte del ADN de todas aquellas firmas que deseen seguir haciendo camino. Y no es una cuestión que solo implique a los más grandes. Las pequeñas también deben incluir esta cuestión -en la medida de sus posibilidades- en su día a día. Pero innovar no siempre es tarea fácil. Y mucho menos para las pymes. Requiere esfuerzos económicos y mucho trabajo. Eso sí, la recompensa puede ser extraordinaria. Porque dicen los expertos que aquellas pequeñas y medianas compañías que sepan aliarse con la innovación serán capaces de competir de tú a tú incluso con los más grandes del mercado.

Y aquellas gallegas que opten por esta estrategia, no están solas en su camino. La Xunta ha puesto en marcha la tercera convocatoria del InnovaPeme, un programa que tiene como fin potenciar la innovación y la competitividad del tejido productivo gallego. Para ello, un total de 38 pymes y micropymes de la comunidad serán impulsadas a través de ayudas que permitirán movilizar 5,4 millones de euros -compuestos por financiación pública y privada al 50 %-, y que se espera que consigan el mantenimiento o la contratación de cerca de 180 personas. No es esta cuestión baladí. Porque con este tipo de programas se conseguirá retener y captar talento y profesionales altamente cualificados para Galicia.

La Administración gallega tiene claro que parte de sus esfuerzos deben ir dirigidos a apoyar a las pequeñas empresas que presentan mayores dificultades para innovar y, así, contribuir al desarrollo a futuro de un ecosistema empresarial mucho más innovador. Así, la Xunta de Galicia destinará a este programa un total de 2,7 millones de euros para colaborar en los planes de innovación del tejido empresarial gallego. Lo fundamental, explican, es que las pequeñas empresas tengan la posibilidad de innovar para poder diferenciarse y mejorar sus capacidades de generar valor dentro de la propia compañía. Con este horizonte por bandera, las firmas beneficiarias -la mitad de ellas pymes y la son empresas de menos de diez trabajadores- recibirán ayudas que oscilan entre los 40.000 y los 100.000 euros.

Este año se introducen algunas novedades para llegar a aquellas compañías que hasta ahora no habían desarrollado ningún plan de innovación. De hecho, casi el 80 % de las beneficiarias es la primera vez que reciben ayudas, lo que supone un salto cualitativo para su futuro. Y hay algunos sectores que destacan de manera importante. Porque a pesar de que en el programa de este año se han apoyado una gran variedad de actividades empresariales, hay algunas que predominan. Las firmas que recibieron más ayudas pertenecen a los ámbitos de la ingeniería, agroalimentación, bienes de equipo, industria y energía. Además, por provincias, Pontevedra es la mayor beneficiada con estos apoyos (copa el 60,6 %), seguida por A Coruña, que se llevó el 29 %.

Y si se analiza un poco más al detalle a las beneficiarias, se encuentran compañías orientadas al desarrollo de equipos tecnológicos y soluciones aplicadas al sector marino y a la acuicultura, centrando su actividad de innovación en mejorar las artes de pesca y los equipos de procesado de alimentos. Pero hay más. Porque en la larga lista también hay firmas dedicadas a la transformación de la piedra natural (especialmente el granito), a la industrialización y comercialización de vehículos 100 % eléctricos o a la investigación de productos de micoterapia para la veterinaria.

 Mejorar la competitividad

Apostar por la innovación supone hacerlo por la competitividad. Porque aquellas empresas que decidan dar el paso ganarán peso e importancia dentro del tejido productivo. La Administración gallega tiene claro que el fin es dar un impulso a los más pequeños para conseguir así mejorar todo el conjunto de la economía. Porque de esta forma se conseguirá aumentar el tamaño del mercado de las empresas, así como potenciar el desarrollo tecnológico y fomentar la inversión en I+D. En definitiva, se trata de impulsar, tal y como explican, la generación de ideas desde dentro, sistematizando así la innovación. Para que sea una parte más del ADN empresarial gallego.