Lence, Norvento y Agroamb construirán una planta de biogás en Lugo

El proyecto, que se erigirá en el polígono de O Ceao, tendrá una inversión de 7,5 millones de euros


El grupo lácteo Lence, propietario de marcas como Leite Río o Leyma; Norvento, compañía del sector de las energías renovables; y Agroamb, grupo empresarial vinculado al sector agrario y al tratamiento de residuos orgánicos de Galicia, unen fuerzas y su saber hacer para sacar adelante un ambicioso proyecto de gestión de residuos en Galicia. Los tres socios caminarán de la mano para construir una innovadora planta de gestión circular de residuos y generación de biogás. Bautizada con el nombre de proyecto Riazor, estas instalaciones se erigirán en el polígono de O Ceao, en Lugo.

Tal y como explican los promotores del proyecto, la previsión es realizar una inversión conjunta de 7,5 millones de euros. El objetivo es valorizar residuos orgánicos y no peligrosos generados principalmente en la industria láctea. Pero el horizonte que se abre puede ser mucho mayor. Porque aseguran que también se ofrecerá a otras industrias agroalimentarias y organismos públicos locales la oportunidad de gestionar sus desechos en una instalación que combinará una planta de biogás, con un sistema de humedales y un sistema biológico para la eliminación de los olores.

Los cálculos que manejan los tres socios apuntan a que la planta tendrá una capacidad de gestión de 55.000 toneladas de residuos anuales. Con estos desechos se generará biogás que será inyectado y comercializado a través de la red nacional de gas natural. «El modelo de economía circular y de proximidad en el que está basado posibilitará que el proyecto sea económicamente sostenible por su propia actividad mediante la comercialización de energía limpia», explican en un comunicado publicado ayer. Y es que, se estima que a lo largo de su vida útil, el proyecto Riazor evitará emisiones de gases de efecto invernadero por un volumen de 37.300 toneladas de CO2 equivalentes.

Generar compost

Las posibilidades de la planta son todavía mayores, porque la producción del digestato -un subproducto resultante de la producción de biogás- permitirá generar un compost orgánico destinado al sector primario y un efluente líquido, que será tratado en un sistema de humedales dentro de las instalaciones. De esta forma, se asegura que otros compuestos químicos, como el nitrógeno, sean capturados de manera eficiente en el proceso, «cumpliendo con los estándares más exigentes de calidad del agua para su reutilización en aplicaciones industriales».

También se incluirá una planta con un sistema de tratamiento biológico de olores para atrapar compuestos olorosos que contribuyan a minimizar el impacto ambiental. El proyecto, defienden, es sostenible gracias a un modelo de negocio basado en la generación de biometano y su comercialización a través de la red de gas natural. Prometen convertirla en una planta de residuo cero, ya que los flujos de materias y energía están cerrados: «Ha sido diseñada con la idea de gestionar desechos cercanos, procedentes de empresas locales y organismos públicos de las inmediaciones», resumen.

Defienden los promotores que el proyecto Riazor presenta un planteamiento innovador único basado en tres pilares: «La sostenibilidad, la proximidad y la circularidad, alineándose así con la estrategia europea de impulso a la economía verde».

La presidenta del grupo Lence, Carmen Lence, subrayó que «el desarrollo de esta iniciativa es una clara muestra de la apuesta» de su empresa «por la sostenibilidad como eje transversal de toda nuestra actividad». «El respeto por el entorno es parte de nuestro ADN y la puesta en marcha de esta planta constituye un gran avance, ya que nos permitirá cerrar un círculo al conseguir reducir nuestras emisiones de manera significativa, minimizar nuestra huella de carbono y reutilizar nuestros residuos, lo que sin duda tendrá efectos positivos en el medio ambiente», añadió.

Economía verde

En la misma línea se movieron las palabras de Pablo Fernández Castro, presidente y consejero delegado de Norvento Enerxía, quien destacó que «el sector agroalimentario es estratégico para lograr los planes europeos de alcanzar la neutralidad de carbono en el 2050». Y en este sentido, aseguró que la gestión eficiente de residuos es esencial para avanzar hacia una economía verde y sostenible: «Nos alegra colaborar con referentes como Lence y Agroamb para hacer un proyecto tan innovador como el proyecto Riazor». Por su parte, el consejero delegado de Agroamb, Severiano Ónega reconoce sentirse ilusionado con un proyecto que tiene mimbres para convertirse en una referencia: «Nos alegra mucho que algo que llevamos veinte años haciendo y que aprendimos viendo a nuestros padres, hoy lo podamos trasladar a la sociedad de la mano de líderes en su sector como Lence y Norvento para hacer de Lugo una referencia en sostenibilidad».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Lence, Norvento y Agroamb construirán una planta de biogás en Lugo