José Antonio Pernas, director general del grupo Coper: «China acabó en dos años con 2.000 empleos de la conserva en España»

Sofía Vázquez
sofía vázquez REDACCIÓN / LA VOZ

LA GALICIA ECONÓMICA

Pernas también es el primer ejecutivo de Atunlo
Pernas también es el primer ejecutivo de Atunlo Oscar Vázquez

Advierte que tienen que competir con una industria subvencionada

11 feb 2021 . Actualizado a las 12:22 h.

En su ADN: empresa global, resiliente. José Antonio Pernas Varela (Vigo, 10 de noviembre de 1970) ocupa el cargo de director general del grupo Coper, integrado por Comercial Pernas, de la que cuelga Centro Loxístico do Porto de Vigo (tienen un 51 % del capital). También es el primer ejecutivo de Atunlo, compañía de la que Coper tiene el 33 % de las acciones. El resto -y a partes iguales- está en manos de dos familias vascas de armadores: Inpesca y Pevasa. De pesca, el entrevistado lo sabe todo: «¡Llevo desde los 23 y ya tengo 50!»

-Comercial Pernas trabaja desde el 89 con estas empresas armadoras vascas. A medida que fueron abriendo nuevos caladeros también se fue incrementando el consumo de atún en España. ¿Te acuerdas de aquellos anuncios de Jesús Puente de «atún claro, Calvo»? Nosotros nos subimos al carro del desarrollo del atún y pasamos de no vender nada a colocar casi 80.000 toneladas en el 2000.

-¿Montaron entonces Atunlo?

-No, fue en el 2007. Pero el 2000 fue un año clave. Se producían o importaban en Europa 300.000 toneladas de atún entero que se transformaban en plantas que requerían muchísima mano de obra: 4.000, 5.000 y 6.000 personas. Fue entonces cuando se creó la figura de las industrias lomeras (cogen el atún, lo transforman en lomos, lo meten en una caja, fresco o congelado, y se lo dan a la conservera). ¿Qué nos pasó a nosotros como vendedores de atún en España? Nuestros clientes nos compraban menos atún entero porque los lomos precocidos les ayudaban a atender la demanda en momentos de falta de personal y a mejorar su eficacia industrial. Nos sentamos en una mesa con nuestros socios y dijimos: hagamos los lomos nosotros. Así nació Atunlo.