Feijoo apuesta por buscar el equilibrio entre pizarra y medio ambiente

La Xunta otorgó un crédito de tres millones a Irosa para salvar más de 300 empleos

;
Núñez Feijoo conoce el proceso de elaboración de la pizarra El presidente de la Xunta visitó una nave de elaboración en Carballeda de Valdeorras

o barco / la voz

Los trabajadores de la pizarrera Irosa (y del grupo Samaca) han protagonizado en los últimos años varias protestas para reclamar el pago de los salarios atrasados que le debía la compañía radicada en Carballeda de Valdeorras. La falta de liquidez del grupo era siempre el motivo esgrimido por la patronal para las demoras, en una empresa que ha pasado «momentos difíciles», según ayer confesó su presidente, Rogelio López. Momentos difíciles que parecen haber pasado gracias al crédito de tres millones de euros otorgado por la Xunta a través de XES Galicia, a devolver en cinco años (del 2019 al 2024). «Faremos todo o posible para demostrar que a axuda recibida vai valer a pena», resaltó López. Se lo decía al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, y al conselleiro de Industria, Francisco Conde, que ayer visitaron la empresa.

Feijoo se puso a disposición de las empresas viables y con «tensións financeiras» de Galicia, en una intervención que fue un alegato por el futuro de la pizarra. Sin el sector, dijo, «Valdeorras entraría nunha crise económica irreversible», para después incidir en la necesidad de buscar un equilibrio entre el desarrollo de la minería y el cuidado del medio ambiente. «Hai que buscar o equilibrio correcto entre a protección máxima do medio ambiente e a protección das familias», citando los 10.000 empleos (sumando los 2.400 directos y los indirectos) que mantiene el sector de la pizarra. Y añadió: «Sería un grave erro e algo imperdoable que estas familias perdera o emprego, e que Valdeorras entrara nunha etapa de recesión irremediable». E incidió en la necesidad de hacer del rural un lugar en el que poder vivir y del que poder vivir, no solo un espacio para visitar los fines de semana.

Ya antes Rogelio López había hablado de la cuestión medioambiental. Defendió que el sector ha evolucionado en el tema de la restauración de las escombreras, pero también apuntó a la necesidad de que las administraciones simplifiquen los trámites. «Estamos tendo un problema importante con Confederación Hidrográfica Miño-Sil e croe que é necesario chegar a un acordo, que permita seguir preservando os ríos e o montes, pero que haxa unha compatibilidade coa actividade económica», reclamó López.

Por su parte, la alcaldesa, María del Carmen González, aprovechó la ocasión para reclamar de la Xunta «la ejecución del proyecto ya redactado de reparación de la carretera Sobradelo-Casaio». Feijoo aseguró que en los próximos días saldrá a licitación, «para que se poida adxudicar nas próximas semanas».

Protesta sanitaria en A Rúa

Tras abandonar Carballeda, Núñez Feijoo se desplazó hasta A Rúa para entrevistarse con el alcalde, Álvaro Fernández. A su llegada fue recibido por un grupo de manifestantes que reclamaron la construcción del nuevo centro de salud. Feijoo reiteró -es el mismo argumento que llevan años lanzando desde Santiago- que se licitará el proyecto en cuanto el Concello ponga los terrenos a disposición de la Xunta.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Feijoo apuesta por buscar el equilibrio entre pizarra y medio ambiente